¿Son mejores los vinos franceses o los chilenos?

Pregunta de Luz Eneida Correa

No se puede desconocer  el legado histórico que Francia ha aportado al desarrollo de la viticultura mundial, con su técnica, variedades de uvas y su terroir.  Su experiencia ancestral ha tocado de una u otra manera los vinos del viejo y nuevo mundo; sin embargo chile ha tenido una bendición climatológica, geográfica y de terrenos, que permitió a los conquistadores españoles desde el siglo XVI plantar vides europeas para  un siglo más tarde empezar a exportarlo.

Para el siglo XIX el tema vinícola en este país seguía imparable, es así como sus familias aristocráticas vieron la necesidad de continuar mejorándolo, razón por la cual contrataron enólogos franceses y administradores de los cultivos para que se encargaran de los viñedos y producción de sus vinos. Igual que el vino tiñe la copa, los años fueron llenando de color el vino chileno dándole en la actualidad un gran puesto entre los vinos del nuevo mundo y su merecido reconocimiento a nivel mundial.

Ambos países productores tienen bellísimos exponentes en sus vinos, cada uno con una personalidad diferente que conquista paladares específicos. Lo verdaderamente importante para determinar cuál es el mejor vino para cada uno, es saber cuáles de sus sensaciones son las que verdaderamente nos causan placer, si prefieres los vinos más aromáticos, secos, en boca poco o muy expresivos, etc.

Sumado a esto sea cual fuere el estilo de vino que prefieras, es recomendable recurrir a casas importadoras de vinos muy seleccionados, ya que aunque los vinos provengan de dichos países, no todos los vinos franceses ni todos los vinos chilenos son de buena calidad.

Ana Cristina Cano; Sommelier de Decanter