¿Todas las botellas de vino deben guardarse horizontalmente?

No todas. Como guía, los tintos deben guardarse de forma horizontal, pues en muchos casos vienen con corcho natural y la idea de tenerlos acostados es que el líquido mantenga humectado el corcho, evitando su posible resequedad, la cual puede ocasionar entrada de oxígeno que terminará por arruinar el vino –algunos incluso recomiendan una inclinación de unos cinco grados hacia el cuello de la botella–. En ese orden de ideas, si el tinto viene con tapa rosca o tapón ciento por ciento sintético, no es necesario mantener la botella acostada; regla que aplica también para vinos blancos y rosé los cuales, con mayor frecuencia que los tintos, traen tapas de un material diferente al corcho.

Con respecto a las champañas, cavas y espumantes, sus botellas no deben guardarse acostadas, pues las presión que ejercen las burbujas puede ir empujando poco a poco el tapón hacia afuera, y, en consecuencia, el daño o pérdida del contenido. Así que siempre que se trate de este tipo de vinos, guarde las botellas verticalmente.

Un último consejo, es que los vinos no deben guardarse en cajas de cartón por tiempo muy prolongado –algunos vienen empacados en ellas y está bien como protección para el transporte y entrega del pedido, pero no para conservarlos–, pues estas absorben la humedad del ambiente y posiblemente generen hongos y olores extraños, que pueden destruir la etiqueta y contaminar el corcho, así esté cubiertos con cápsula. Si desea conservarlos en cajas, prefiera las de madera.

Ana Cristina Cano Vieira
Sommelier