Estampa: La ciencia del ensamblaje

¿Qué tiene una bodega joven para ofrecer? Mucho, si cuenta con el conocimiento de las de tradición pero la frescura y ganas de innovar de las empresas recientes. Y esto es lo que ocurre con Estampa, bodega chilena que a diferencia de muchas, no es familiar, sino un negocio pensado desde el principio como una bodega Boutique para innovar en el campo de la viticultura chilena.

Y es que ellos todo lo hacen a su manera: La bodega es un velero de vidrio que refleja el horizonte y los atardeceres del Valle de Colchagua; Cultivan sus propias uvas, en sitios donde otros ni siquiera imaginaron que se podría hacer y buscan esa mezcla perfecta, ese blend que se convierta en una experiencia inolvidable.

La tradición viene de su asesor Attilio Pagli, enólogo italiano de renombre mundial. La innovación de manos de su enóloga de planta Johana Pereira, todo bajo el empuje y visión de Miguel A. González, su presidente y creador. ¿El resultado? Vinos multipremiados y reconocidos en medios y eventos, desde Wine Enthusiast hasta el Concours Mondial de Bruxelles.

Para quienes disfrutan del Enoturismo, Estampa ofrece Tours, programas y degustaciones en su bodega, en el corazón del Valle de Colchagua. Pueden obtener más información escribiendo a Felipe Berg: fberg@estampa.com

Para quienes disfrutan del Enoturismo, Estampa ofrece Tours, programas y degustaciones en su bodega, en el corazón del Valle de Colchagua. Pueden obtener más información escribiendo a Felipe Berg: fberg@estampa.com

Hablamos con Álvaro Zabala, Gerente Regional de Ventas – Latinoamérica, quien nos contó un poco más de la bodega.

¿Cuántos años tiene Estampa?

La bodega y las cepas tienen alrededor de 13 años. La producción de cepas nuestras tiene alrededor de 11 años.

¿Cuál es su signo distintivo?

Hoy en día somos la única bodega en Chile especialista y dedicada cien por ciento al Ensamblaje.

Buscamos destacarnos en el terroir. Realmente reflejar de dónde venimos, nuestra tierra y nuestros minerales en nuestros vinos. No abusar de la madera porque queremos que se refleje la tierra en ellos y por sectores y valles muy específicos. Son viñas relativamente chicas y nos interesa poder decir este vino viene del cuartel específico de Marchigüe, a tal altura. El Valle de Colchagua se caracteriza porque va desde la Cordillera de los Andes hasta el Océano Pacífico, es muy extenso con montaña, valle y costa. Puede ser clima muy frío con nieve, hasta clima cálido muy húmedo a nivel del mar.

Nosotros producimos nuestras propias uvas, de nuestros terrenos, con la asesoría de nuestra enóloga propia, Johana Pereira y nuestro asesor Attilio Pagli. Fuimos la primera viña en plantar en la zona de Paredones a 8 km de la costa y todo el mundo se preguntaba qué estábamos haciendo plantando en ese clima tan húmedo y frío. Hoy ya hay seis viñas más plantando allí y está saliendo un Sauvignon Blanc muy bueno. Nosotros dimos el primer paso y abrimos camino.

Lo mismo pasó en Marchigüe alto: Nuestras tierras son muy rocosas, muy difíciles del plantar. La uva hace mucho esfuerzo en crecer y al hacerlo, entrega mucha mineralidad, mucha frutosidad y mucho terroir, a diferencia de un valle plano en el que la uva crece muy fácil y son totalmente diferente.

¿Por qué sólo ensamblaje?

Un vino monovarietal puede “escaparse” en acidez, madera o frutosidad. El ensamblaje busca que cada cepa que se utilice aporte lo mejor de sí para que sea un vino redondo y que no se escape en ninguno de estos aspectos.

¿Qué aportan las cepas nuevas?

Nosotros utilizamos mucho Carménère ya que nuestro valle de Colchagua entrega uno de los mejores de Chile, pero también utilizamos cepas novedosas como la Petit Verdot, Petit Shiraz, el Malbec  y ahora tenemos un proyecto con 24 cepas italianas porque sí buscamos ser distintos e ir a la vanguardia en lo que hacemos. Partimos de que nuestra bodega es diferente y queremos que todo lo que hagamos sea novedoso, que no sea lo que todo el mundo hace.

¿Por qué cepas italianas?

Nuestro asesor es el enólogo Attilio Pagli, que es un experto en el Valle de Toscana muy reconocido en Italia. Él nos guio en qué cepas plantar. Tuvimos que tenerlas guardadas en aislamiento durante un año por requerimiento de la SAC (Servicio ganadero de Chile) y luego las pudimos sembrar a la intemperie hace tres años.

Con ellas queremos probar nuevos ensamblajes, añadiéndolas a esas cepas que ya conocemos muy bien y ver qué nos aportan para lograr esos vinos redondos que siempre buscamos. Que le aporten su toque distinto.

Cuéntenos de los vinos de Estampa

Nuestro vino ícono es La Cruz, un ensamblaje de Carménère, Syrah y Cabernet Sauvignon, con más de 18 meses de guarda en barricas francesas de primer uso.

Nuestros Premium son los dos Gold, uno a base de Carménère (con Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot) y otro a base de Sirah (con Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec), estos tienen entre 12 y 15 meses de guarda en barrica francesa. Ambos, La Cruz y Gold vienen de Marchigüe.

Nuestros Fina Reserva (Que corresponden a lo que es un reserva en el viejo mundo) Son el Carménère/Syrah/Cabernet Sauvignon, Cabernet Sauvignon/Malbec/Syrah, Malbec/Cabernet Sauvignon/Syrah, Syrah/Viognier.

Y los Estate, que son vinos frescos, afrutados, jóvenes y fáciles de tomar que vienen de los Valles Palmilla y Estación.

Adicionalmente tenemos la línea Del Viento, que son vinos Premium monovarietales. Actualmente tenemos el Del Viento Sauvignon Blanc que es específicamente de Paredones. El terroir y la uva resultaron tan especiales que decidimos no combinarlas con otras. Próximamente tendremos un Del Viento Valle Estampa, a base de Pinot Noir, que será también cien por ciento Cepa única.

Somos de las pocas viñas que hace ensamblajes con blancos porque esto tiene bastante complejidad. Tenemos un Fina Reserva ensamblaje de Sauvignon Blanc de Paredones/Chardonnay y Viognier de Marchigüe que es cien por ciento de guarda y no es necesario acompañarlo con comida, es delicioso para consumirlo conversando y un Estate Viognier/Chardonnay, fresco y frutal.