El vino de hoy en palabras de Juan Carlos Novoa

En esta entrevista el gerente general del Club de vinos Decanter, habla de tendencias, vinos orgánicos y biodinámicos y de la oferta que tiene el Club.

Tendencias en el vino

A partir de su conocimiento, experiencia y acercamiento con diferentes bodegas de muy alta calidad, Juan Carlos Novoa, gerente de nuestro Club, opina que hoy el gran interés está en mejorar, cada vez más, la calidad de los vinos; también piensa que no existen los vinos orgánicos, pero sí las uvas orgánicas y que los bioninámicos tienen un valor agregado. 

¿Cuáles son las tendencias que están marcando la producción de vinos?

Hoy las bodegas buscan mejorar los productos que tienen y así, incrementar su calidad pues los consumidores de vinos cada vez la demandan más. Y una manera de lograrlo es con el cuidado e investigación de los suelos, que permite conocer qué aportes hace el suelo a cada cepa en particular y a cada vino como producto final.

Esto toma fuerza en las bodegas, que en medio del campo hacen un pozo para analizar la composición de los suelos. Participan técnicos, agrónomos y enólogos de gran experiencia que determinan que esa composición de suelo se adapta muy bien, por ejemplo, al cabernet sauvignon, entonces es lo que siembran ahí porque obtendrán mejores características. Lo mismo sucede con las otras cepas.

¿Y qué hay en cuanto a vinos orgánicos?

La mayoría de las bodegas fertilizan, son muy pocas las que hacen vinos orgánicos. En realidad, los vinos orgánicos no existen, sí uvas orgánicas pero vinos no porque hay que ponerle anhídrido sulfuroso para que pueda tener vida útil, sin este aditivo se pudre dentro de la botella.

Aunque todo el proceso de elaboración sea orgánico, cuando le agregan el anhídrido sulfuroso deja de ser orgánico. Si quieren que no pierda ese nombre, debe ser de consumo inmediato.

Entonces ¿por qué se habla de vinos orgánicos?                      

No se puede hablar de vinos orgánicos sino de vinos elaborados con uva orgánica. Son muy pocas bodegas en el mundo que los hacen porque la demanada es mínima, no tienen mercado.

Alimentos orgánicos como lechugas y tomates sí hay, pero no vinos: en su proceso de elaboración se utilizan pesticidas y herbicidas para fumigar, son productos químicos y lo mismo con los fertilizantes, que aunque hay unos que son naturales no se usan porque le quitan rendimiento a la planta.

Algunas de las características que le han dado a estos “vinos” es que no utilizan uvas dañadas o alteradas, tampoco máquinas ni prensados y estrujados excesivos.

¿Y de los vinos biodinámicos qué opina?

Los vinos biodinámicos sí son una tendencia, una realidad. La producción de estos vinos se hace de manera especial, pues se tienen en cuenta los signos del zodíaco y en especial el calendario lunar para realizar todas las labores en el viñedo. También trabajan con compuestos orgánicos y naturales y ellos mismos hacen el fertilizante. En general, la biodinámica es todo un estilo de vida.

Como todo el proceso requiere mucho cuidado, estos vinos tienen un plus, un valor agregado. Por eso, son un poquito más caros.

¿Algún vino biodinámico en el Club?

Sí, el Tapiz Malbec. Cosechado de forma manual, fermentado en tanques de acero inoxidable y con crianza por 8 meses en barrica de roble francés (70%) y americano (30%). De color rojo violáceo, con aromas a frutas rojas y con final equilibrado y persistente.