Palitos chinos, guía para su uso

Los hay de madera, bambú, plástico y hasta de huesos de animales –estos son los más finos–, pero sin una buena técnica, no importa cuál sea el material, usarlos resulta imposible. Guía práctica para no perderse del placer de saborear de otra forma.

En nuestra cultura los conocemos como palitos chinos, pero en realidad forman parte de la cotidianidad culinaria de varios países asiáticos, incluidos China, Japón, Vietnam y Corea –cuyas formas incluso difieren un poco, pero estas instrucciones van bien para todos–. Su uso resulta más sencillo de lo que parece, solo hay que prestar atención y estar dispuesto a aprender de algo que nos puede cambiar la rutina y hacer de las comidas orientales un ritual diferente.

  1. Los palitos siempre deben ser usados con la mano derecha (salvo los zurdos) y ubicar uno de ellos entre el dedo índice y el dedo pulgar, más o menos por la mitad del mismo. 
  2. En los restaurantes suele haber desechables de madera, que vienen unidos, así que su primera labor es separarlos. Hágalo con cuidado, tomando cada palito –el que está a su derecha con la mano derecha y el de la izquierda con la izquierda– de la parte media inferior y halando al mismo tiempo con igual fuerza. Debe garantizar que queden efectivamente separados y que no quiebre un pedazo de uno y así queden “cojos”; lo otro es no mover los codos exageradamente durante la separación, para no darle a su comensal vecino o tumbar algún utensilio de la mesa.
  3. A continuación se debe apoyar uno de los palitos sobre el dedo anular, mientras el otro queda entre los dedos índice y corazón, para terminar sujetado con el pulgar.
  4. En este punto resulta fundamental verificar que las puntas finales de ambos palitos están a la misma altura.
  5. Aquí viene lo más importante: hay que asegurarse de que el palito que se halla en la parte inferior siempre esté inmóvil, mientras que el que se encuentra en la parte superior se mueve a modo de pinzas, abriéndose para coger la comida.
  6. Conviene empezar con piezas de comida grandes, sushi, por ejemplo, o trozos de carne o pescado, para luego pasar a alimentos más complicados como el arroz, aunque hay que anotar que la mejor solución en este caso es que sea uno más mazacotudo, lo cual facilita agarrar varios granos a la vez. En muchas ocasiones lo que se hace es poner los palitos juntos, a manera de una cuchara o tenedor, y depositar el arroz sobre ellos –además de acercarse el bowl a la boca para que lo que caiga regrese al mismo–.
  7. Algunos consejos: no cruce los palitos, en China esto es símbolo de muerte, por eso deben estar siempre paralelos uno al lado del otro sobre la mesa o en el sostenedor cuando exista; no pinche la comida con los palitos para recogerla, esto es de malos modales; no señale a la gente con ellos –es como en Occidente señalar con el dedo–; y no “chupe” los palitos, otro signo de mala educación. Ahora sí, a disfrutar.