Vinos: un accesorio para cada cosa

Sin complicarse mucho la vida, hay implementos que le permitirán tener una experiencia más grata con el vino. Aquí mencionamos algunos.

Aireador: para oxigenar los vinos y apreciar sus aromas.

Copas: deben tener sus curvas en los lugares adecuados y fondo redondeado para ayudar a airear el vino y dejar que desarrolle su aroma. Su parte superior debe finalizar en forma cónica hacia el interior para que no se escape la esencia; el tallo debe ser largo para evitar tocar el cáliz y calentar el vino con las manos; y el cristal transparente y liso, para apreciar mejor la calidad y brillantez del vino. 
El vino añejo requiere una copa con boca ancha y fondo pequeño; los vinos más jóvenes, por su parte, precisan un fondo más grande y una boca más cerrada; los espumantes y champañas se sirven en copas “flauta” –altas, delgadas, de fondo pequeño y cónicas arriba–, que permiten que el vino no pierda su efervescencia. Blancos y tintos pueden servirse en la misma copa, aunque lo ideal es que la del vino tinto sea un poco más grande, pues su sabor es más fuerte y necesita moverse para respirar; claro actualmente existen copas distintas según la cepa, pero no es necesario llegar a ese nivel de sofisticación para el consumo de la bebida.

Corta cápsula: muy práctico para quitar limpiamente las cápsulas de las botellas y disminuir el riesgo de cortes innecesarios.

Cubitera: se usa para conseguir la temperatura ideal de los vinos, e idealmente debe llenarse con agua con hielo y sal (para evitar que se derrita el hielo).

Decantador: útilcuando se destapan vinos añejos –con buen tiempo de reposo en botella–, los cuales pueden tener sedimentos y además necesitan airearse, respirar, para que sus aromas se oxigenen y se hagan más notorios; aunque algunos vinos más jóvenes, pero bastante estructurados, también reciben bien un paso por el decanter.

Enfriador: del mismo estilo de la cubitera, existen hoy enfriadores eléctricos que se programa según el tipo de vino y los enfría en pocos minutos. También existen más grandes, para dos, tres y más botellas y hasta tipo nevera pequeña.

Higrómetro: si tiene cava en casa, le servirá para para determinar su humedad relativa, que debe controlarse para garantizar el buen estado de los vinos.

Corta gotas: útil para evitar que las gotas de vino corran por la botella.

Sacacorchos: los más prácticos y útiles son los de doble impulso y los de láminas.

Tapón válvula: de cierta utilidad, sólo de forma temporal, los vinos, una vez que se abre la botella, es conveniente beberlos pronto.

Termómetro: para conocer la temperatura de servicio de los vinos, hoy existen unos con tecnología infrarrojo que no requieren ser introducidos al vino, para tomar su temperatura.