Así son los vinos reserva

Los vinos que ofrece el Club Decanter están clasificados en cinco categorías: joven, reserva, premium, ultra premium e ícono. En esta entrada te invitamos a conocer las características de los vinos reserva y te presentamos cinco de los que encuentras en el Club.

Hablar de un vino reserva, es hablar de un vino que ha estado en barrica de cuatro a ocho meses. Con esta etapa inicia la crianza o el envejecimiento del vino fermentado y se conoce como oxidativa. 

Crianza en barricas

Durante estos meses, a través de los poros de la madera, entran al recipiente pequeñas cantidades de oxígeno que modifican de forma natural muchos de los componentes del vino. Además, los taninos propios de la madera se adhieren al vino, influyendo en su aroma y sabor.

Las barricas que más se utilizan son las de roble francés o americano, ambas de gran calidad pero con algunas diferencias.  Por ejemplo, las primeras tienen poros más pequeños que permiten transmitir las cualidades al vino de forma más pausada y equilibrada; mientras que las del americano, con poros más grandes, se transmiten más rápido.

Los dos tipos de roble le dan al vino aromas de vainilla, tostado, caramelo, café y de varias especias.

Es importante saber que actualmente las bodegas utilizan nuevas prácticas en la elaboración de sus vinos. Una de estas es no guardar todo el vino fermentado en barricas, es decir, solo un porcentaje de la producción reposa en estos recipientes y el restante no. Cuando termina el tiempo de barrica se mezclan ambos porcentajes, logrando vinos diferentes y de alta calidad.

Otra característica de estos vinos es que son procesados con uvas que tienen un rendimiento por hectárea, aproximado, de diez toneladas de jugo. Por cada tonelada se obtienen alrededor de 720 botellas.  

Ahora que sabes un poco más de los vinos reserva, te presentamos cinco de los que el Club tiene disponible para ti*:

Domingo Molina Malbec Reserva 

  • Originario del Valle de Cafayate, provincia de Salta en Argentina.
  • 30% del vino fue criado en barricas de roble francés de segundo uso durante ocho meses.
  • Es de taninos firmes pero redondos y dulces. Tiene aromas a frutos rojos.  
  • Acompaña muy bien las carnes asadas o al horno, las pastas, pizzas y quesos.
  • Servir entre 16º y 18º. 

Saurus Merlot

  • Originario de La Patagonia argentina.
  • El 40% del vino fue añejado durante seis meses en barricas de roble francés y el resto en vasijas de acero inoxidable.
  • Es agradable, fresco y frutal. Tiene buena acidez.
  • Buen acompañante de pastas, pizzas, carnes suaves, pescados y quesos semimaduros.
  • Servir entre 16º y 18º. 

Lunta Malbec

  • Originario de Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, Argentina.
  • 50% criado, durante doce meses, en barricas de roble francés y el resto en vasijas de acero inoxidable.
  • Es un vino fresco, frutado, intenso. Fácil de beber.
  • Marida muy bien con cualquier tipo de carne roja, pastas con salsa boloñesa, picadas de chorizo y morcilla, y con postres fuertes.
  • Servir entre 16º y 18º.

Secreto de VIU manent Syrah

  • Originario del Valle de Colchagua, Chile.
  • Un 40% del vino estuvo en barricas de roble francés. El 60% restante se mantuvo con sus borras finas en estanques de acero inoxidable y concreto para aportar fruta y frescura a la mezcla final. 
  • Es fresco, de gran vivacidad. Tiene taninos reactivos y maduros.
  • Va muy bien con vegetales asados y con carnes rojas.
  • Servir entre 16º y 18º.

 

Tapiz Malbec

  • Originario del Valle de Uco, provincia de Mendoza, Argentina.
  • Tuvo un período de crianza de ocho meses en barricas de roble francés (70%) y americano (30%).
  • Es equilibrado, persistente y con taninos dulces.
  • Acompaña muy bien un churrasco argentino a la parrilla, pastas con salsas rojas, pizzas y hamburguesas.
  • Servir entre 16º y 18º. 

 

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

Los mejores de Echeverría

La pasión y excelencia de la bodega Echeverría nuevamente fue reconocida. En este último semestre sus vinos han alcanzado premios y menciones en los mejores ránquines del mundo. A continuación las distinciones alcanzadas por los vinos disponibles en nuestro club *: 

Echeverria Limited Edition Cabernet Sauvignon

Robert Parker es uno de los críticos de vinos más reconocidos del mundo, su publicación The Wine Advocate le otorgó 91 puntos a Echeverria Limited Edition Cabernet Sauvignon 2011. Este vino también fue elegido entre los mejores Cabernet de Chile por Patricio Tapa que le dio 96 puntos en su guía Descorchados 2016; de parte de James Suckling recibió 90 puntos y el Beverage Testing Institute lo reconoció con medalla de oro y 92 puntos.

 

Echeverria Signatura 1, Syrah 2011

El Echeverria Signatura 1, Syrah 2011 es uno de los mejores syrah de Chile según el libro Descorchados 2016 que clasifica lo más sobresaliente de los viñedos argentinos, chilenos, brasileros y uruguayos. Por su parte Beverage Testing Institute le dio 92 puntos y medalla de oro. 

Cabernet reserva 2013.png

En Descorchados 2016, Tapia calificó con 93 puntos al Echeverria Family Reserva Cabernet Sauvignon 2013.  

Echeverria Unwooded Chardonnay Reserva 2015

The Wine Enthusiast reconoció con la mención Best Buy al Echeverria Unwooded Chardonnay Reserva 2015 y el Beverage Testing Institute le dio la misma categoría y medalla de plata. La distinción Best Buy se le otorga a vinos que sobresalen por su calidad en relación a su precio. 

 

Echeverria Sauvignon Blanc Reserva 2015

Al Echeverria Sauvignon Blanc Reserva 2015 Beverage Testing Institute, una compañía dedicada a clasificar vinos y cervezas, entro otros licores,  le dio Best Buy y medalla de plata; por su parte The Wine Enthusiast también lo reconoció por su relación precio calidad. 

 

Echeverria Reserva Merlot 2014

Beverage Testing Institute le otorgó 90 puntos y medalla de oro al Echeverria Reserva Merlot 2014.

 

Echeverria Founder’s Selection Cabernet Sauvignon 2011

 

La revista estadounidense especializada en vinos The Wine Enthusiast calificó con 92 puntos al Echeverria Founder’s Selection Cabernet Sauvignon 2011.

Recuerda que puedes disfrutar de cualquiera de estas botellas haciendo clic aquí. 

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

 

 

 

Vinos biodinámicos, una bebida más que ecológica

Aunque el sabor de los vinos biodinámicos no difiere mucho de los que no lo son, detrás de ellos hay toda una filosofía sobre la tierra. Conócela aquí y da un pequeño paseo por un viñedo de esta categoría.

En el mercado europeo y en países como Estados Unidos, cada vez toman más fuerza los vinos biodinámicos, que son producidos bajo la filosofía antroposófica del pensador austríaco Rudolf Steiner.

Steiner, en 1924, dio algunas lecciones de agricultura que actualmente son retomadas por la vinicultura biodinámica siguiendo estos postulados: 

- La viña debe considerarse como un organismo vivo autosuficiente; es decir, que dentro de este se deben producir casi todos los materiales necesarios para su  funcionamiento.

- Debe ser resiliente a los cambios como pestes, enfermedades y heladas sin depender de materiales externos para sobrevivir.

- La intervención del hombre debe ser mínima. El viñedo debe dar frutos al ritmo propio de cada tierra.  

- Se busca que haya una armonía entre los animales, las plantas, los microorganismos del suelo y los hombres dentro de la viña.

- Las enfermedades no se tratan aisladamente, sino como un síntoma de los problemas de la plantación.

- Se busca la fertilidad natural de los suelos y la biodiversidad en el viñedo.

Según Antonio Bunster, manager de exportaciones en Matetic Vineyards e ingeniero agrónomo, estos vinos en su sabor no difieren mucho de los tradicionales y tampoco poseen beneficios para la salud excepcionales. 

"Simplemente son vinos producidos bajo una filosofía única que pretende dejar que el terroir se manifieste de la manera más pura posible. En nuestro, caso somos muy cuidadosos en señalar que este sistema de agricultura no es necesariamente mejor que la agricultura orgánica o la convencional", afirma. 

A la hora de comprobar si un vino es biodinámico o no, se debe observar en la etiqueta que este esté avalado por entidades como Démeter, quienes certifican tanto la uva como el vino.

Para ayudarte a comprender mejor este tema, en Decanter creamos la siguiente infografía  sobre cómo funcionan estos los viñedos que ya superan los 500 en todo el mundo.

¿Vinos orgánicos?

La vinicultura se une a la onda verde produciendo vinos orgánicos. Te instruimos un poco en esta tendencia. 

vinos orgánicos

Día a día la población mundial se concientiza más sobre la importancia de consumir productos sustentables y es por esto que nacen los viñedos y vinos orgánicos para aportar a las buenas prácticas del cuidado de la tierra.  

Afirma Fabián Valenzuela, el enólogo de la bodega Tapiz donde se produce nuestro vino Decanter, Black Tears, que la transición de la viticultura convencional a la viticultura orgánica implica un cambio en el enfoque, los objetivos y los métodos de producción. 

"En la vinicultura tradicional se entendían los viñedos como fábricas de vino donde la meta principal era maximizar el rendimiento de la tierra y en favor de esto se permitía el uso de productos sintéticos, sin tener en cuenta su impacto ambiental. Por el contrario, en la viticultura orgánica, los viñedos se consideran organismos y sus objetivos apuntan a mejorar la sostenibilidad del agroecosistema", comenta Valenzuela.  

Según la Organización Internacional Agropecuaria (OIA) los vinos orgánicos son aquellos que se producen evitando el uso de químicos, fertilizantes artificiales, pesticidas, fungicidas y herbicidas. 

Además, en la elaboración del vino se debe tener en cuenta el respeto por el ambiente haciendo un uso racional de recursos energéticos e hídricos y aplicando procedimientos que permitan la reutilización de los residuos y subproductos.  

Para que un vino sea considerado orgánico, en las etiquetas no se pueden usar papeles ni tintas que contengan metales pesados. También, se prohíben aquellos envases que tengan plomo, estaño o poliestireno, entre otras reglamentaciones que puedes consultar aquí.

La vinicultura orgánica utiliza métodos como la rotación de cultivos y la aplicación abonos naturales para mantener los viñedos
vinos orgánicos

Respecto a su sabor, estos vinos no difieren mucho de los de producción industrializada, pero según afirma Fabián sí pueden ser un poco más saludables. Se dice que producen menos resaca, porque tienen una menor cantidad de anhídrido sulfuroso, la sustancia que causa el malestar al ingerir alcohol. 

A la hora de comprobar si un vino es orgánico Valenzuela recomienda mirar en la contraetiqueta  el sello de organizaciones certificadoras como la OIA en Latinoamércia o del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ( USDA)

Durante los últimos 10 años el cultivo de uvas orgánicas en el mundo se ha triplicado, siendo los países líderes España, Italia y Francia
— FIBL (Instituto de Investigación de la Agricultura Orgánica)

Aunque la cultura del consumo de vinos orgánicos es mayor en los países europeos y en Estados Unidos, en Latinoamérica cada vez esta crece más. Según el enólogo, esta tendencia, aunque puede ser un poco más costosa para los viñedos, es un paso importante en lo que respecta al compromiso con el planta. 

 

 

Vinos excepcionales en Colombia

La vida es muy corta como para tomar cualquier vino, por eso te compartimos cuatro bebidas portentosas que puedes consumir en el país. 

Decero Amano  
Bodega: Decero  
Composición varietal: 64% malbec, 30% cabernet sauvignon, 4% petit verdot, 2% tannat
Año: 2011  
País de origen: Argentina
Crianza: 20 meses de maduración en barricas nuevas de roble, seguido de un año en botella. 
Notas de cata: 
Este es un corte muy distinguido del viñedo Remolinos, que logra un equilibrio auténtico entre las cepas malbec, cabernet sauvignon, petit verdot y tannat. El Jazmín del petit verdot le dan a los taninos de la bebida complejidad, mientras que los aromas a violetas del Malbec, sus sabores a frutos rojos y la estructura del Cabernet le proporcionan un excelente final largo al vino. Decero Amano es una bebida de extraordinaria delicadeza y sedosa elegancia.

Saurus Barrel Fermented  
Bodega: Familia Schroeder
Composición: 100% pinot noir  
Año: 2010
País de origen: Argentina
Crianza: el 100% del vino se añejó durante 6 meses en barricas nuevas de roble. 
Notas de cata: 
Sin ahondar mucho, este es un vino que se destaca sobre los demás por su cuerpo y color. A la vista presenta tonalidades rojas y brillantes. En nariz se perciben aromas a frutos rojos como grosellas, frambuesas y frutillas. Por su fermentación en barricas de roble, tienen notas a vainilla y cacao. En boca es muy frutado, con taninos amables y buena acidez.  

Pulenta XI Gran Cabernet Franc
Bodega: Pulenta Estate  
Composición varietal: 100% cabernet franc
Año: 2009
País de origen: Argentina
Crianza:  18 meses de añejamiento en barricas de roble francés nuevas. 
Notas de cata:  
Este es uno de los primeros grandes exponentes de la varietal cabernet franc. Tiene un color  rubí profundo, con gran intensidad aromática que recuerda a pimiento grillado, eucalipto y especias. Su entrada en boca es dulce y suave, gracias a la notable presencia de taninos redondos y maduros. Este es un tinto  de final largo y de cuerpo importante.

Echeverria Signatura 1
Bodega: Echeverria  
Composición varietal: syrah
Año: 2010  
País de origen: Chile
Notas de cata: 
Este syrah tiene un color granate profundo. En nariz se sienten aromas a mora, nueces caramelizadas y eucaliptos con sabor a fruta seca. El cuerpo es sedoso y tiene un sabor fuerte y picante de cerezo especiado. Una bebida ideal con el mejor corte de costilla. 

 

Cómo maridar cuatro de los vinos ultra premium del club

Los vinos ultra premium Decanter son los jugos estrella de cada una de nuestras casas productoras. Aquí te damos algunas opciones para su maridaje.  

Características como contar con procesos de producción muy arduos y utilizar las mejores cepas y añadas, son las que hacen a los vinos ultra premium los mejor calificados en nuestro catálogo. Por eso, la clave a la hora de acompañarlos con una comida es que esta sea especial y elaborada. A continuación, algunos consejos para conseguir cenas inolvidables.  

finca remota mendel malbec

Mendel Finca Remota, 100% malbec

Concentrado y carnoso, así es este malbec que se destaca por sus aromas frutados maduros y por sus notas de vainilla, caramelo y tabaco. 

Debido a su alta concentración de taninos, te recomendamos acompañarlo con una pancenta al horno, que puedes preparar arreglando la carne de cerdo salada con hojas de orégano, albahaca y romero, para luego en la mesa servirla con una guarnición de verduras al vapor. 

La preparación clásica de esta receta dura alrededor de ocho horas, así que si esta es tu opción, alístate con antelación.  

Gran Corte de Riglos, 50% malbec – 50% cabernet suavignon  

Gran Corte de Riglos, 50% malbec – 50% cabernet suavignon

Este vino, reconocido a nivel mundial como uno de los mejores, se caracteriza por ser largo y opulento. Tiene colores negros en el corazón de la copa y rojos obispo en los bordes. En boca se saborea firme, pero dulce con taninos achocolatados, manteca y miel, según lo describe la bodega Riglos.  

Nuestro recomendado para esta bebida es una pierna de cordero al horno con aroma a hierbas provenzales, un clásico para celebraciones grandes en familia. La clave para el éxito de la preparación es escoger una pieza de carne de calidad.  

Este vino también va bien también con carnes de vaca, cordero y con las de caza.

Echeverria Founder's, cabernet sauvignon

Hecho a mano, esta creación es deliciosa, refinada y elegante. En la boca se sienten los taninos firmes y el aroma es de madera tostada, humo, especias y fruta roja confitada.  

Esta bebida se puede acompañar con un costillar de ternera al asador argentino o a la cruz. Debido a que es una preparación que puede demorar seis horas, su secreto es la paciencia y reunir a muchos buenos amigos para pasar el rato. 

Bill Chardonnay, Casablanca Valley

William Cole Bill Chardonnay, Casablanca Valley

De color amarillo pálido y matiz verde, este vino es muy fresco y balanceado, con una sucrosidad notable y de gran persistencia. Además, en nariz predominan aromas de piñas maduras, papayas confitadas y sutiles toques a miel. 

Gracias a estas características se puede acompañar con un conejo al vino, una carne que destaca por ser baja en grasas y saludable. A la hora de servirlo recuerda hacerlo a una temperatura alta y acompañarlo con papas o un un buen pan rústico.

Si estás interesado en alguno de nuestros vinos, haz clic aquí para ir a nuestra tienda. 

 

Magia negra

En esta época de brujas y artes oscuras te enseñamos cómo preparar un trago fuerte a base de vodka

Magia negra_0071.jpg

Ingredientes

Vaso en las rocas
3 oz de vodka
1 oz de licor de café
1 golpe de zumo fresco de limón
Hielo en cubos
1 cereza para la decoración

Preparación

Agita todos los ingredientes en una coctelera de tres piezas y cuela en un vaso lleno de cubos de hielo. Decora con una cereza.

Ojos sangrientos

Llega Halloween y si quieres tener una velada entre amigos para celebrar esta fecha, te proponemos un coctel que te dejará helado. 

Ingredientes

Copa de Martini congelada
2 ½ oz de ginebra
1 ½ oz de sake
1 golpe de almíbar de lychee
1 golpe de granadina
2 lychees y dos cerezas para la decoración

Preparación

Vierte todos los licores, excepto la granadina, en una coctelera de tres piezas llena de hielo. Agita vigorosamente. Cuela el contenido y deposítalo en la copa previamente congelada para añadir el golpe de granadina al final. Para decorar, rellena los lychees con las cerezas, atravesándolos con palillos.

 

Prepara un bellini molecular

Convierte este clásico veneciano en una bebida descomunal.

El bellini fue creado por Giuseppe Cipriani en el año 1948 y ha sido uno de los tragos insignias de personajes de la historia contemporánea como Orson Welles o Ernest Hemingway. Aquí te contamos cómo volverlo un coctel molecular, gracias a la receta de Felipe Franco, profesor de la academia Cocktails & Co Bartender School en Medellín y experto en este tema. 

Ingredientes

2 oz de syrup de granadina
4 oz de licor de durazno
2 oz de jarabe de azúcar
6 claras de huevo
1 bala de nitrógeno
½ copa de vino espumante

Preparación

Pon todos los ingredientes en el tanque del sifón, luego inserta la cápsula de nitrógeno y mételo a la nevera.

Toma un vino espumante bien frío, sírvelo en una copa flauta hasta la mitad y termina de llenar la copa agregando la espuma que acabas de fabricar con el sifón. 

Felipe comenta que la manera correcta de tomarlo es directamente de la copa, permitiendo que el vino remoje la espuma y se mezcle en la boca.

 

Refrescos de agua y fruta

Están de moda las aguas saborizadas, te invitamos a probar estas frescas y exquisitas:

1. Berbiquí con hierbabuena

  • 6 onzas de agua mineral
  • 4 hojas de hierbabuena
  • 4 fresas
  • ½ onza de jugo de limón
  • 1 pizca de sal
  • ½ onza de granadina
  • Método: licúa las fresas con el jugo de limón, la sal, la granadina, el agua y las hojas de hierbabuena
  • Decóralo con: una ramita de hierbabuena
  • Vajilla: vaso tipo highball

2. Limonada rosa

  • 8 onzas de agua gasificada
  • ½ sandía sin semillas, cortada en pequeños trozos
  • ½ onza de jugo de limón
  • Método: licúa los tres ingredientes
  • Decóralo con: una ramita de albahaca y una rodaja de lima
  • Vajilla: vaso tipo nonick

3. Mixtura frutal

  • 6 onzas de agua gasificada
  • 1 manzana
  • 1 melocotón
  • ½  limón
  • 2 rodajas de piña
  • Método. Pela y corta todas las frutas, luego licúalas y añádele el agua gasificada.
  • Decóralo con: una ramita de hierbabuena y un poco de sal en el borde del vaso.
  • Vajilla: vaso tipo highball

4. Agua de pepino con limón

  • 5 onzas de agua mineral
  • 2 pepinos pelados y sin semillas
  • 4 hojas de hierbabuena
  • 1.5 onzas de jugo de limón
  • ½ onza de endulzante líquido
  • Método: licúa todos los ingredientes
  • Decóralo con: una ramita de hierbabuena o una rodaja de pepino
  • Vajilla: vaso tipo old fashioned

5. Soda tropical

  • 6 onzas de agua mineral
  • ½ onza de granadina
  • 2 naranjas en trozos, sin semillas
  • 2 rodajas de piña en trozos
  • ½ de jugo de limón
  • Método: en una coctelera macera los trozos de naranja y piña, luego añade la granadina, el jugo de limón y el agua. Mezcla los ingredientes y antes de servir cuela el líquido.
  • Decóralo con: un trozo de naranja y una cereza
  • Vajilla: vaso tipo highball

Cocteles con espumosos

Atrévete a probar estos cocteles y sorprende a tus invitados.

APERITIF SEC

  • 69 ml Cruzat Demi Sec
  • 45 ml Cynar
  • 45 ml jugo de pomelo
  • 30 ml syrup de romero
  • Hielo entero
  • Método: mézclalo directamente en la copa
  • Decóralo con: una ramita de romero y piel de pomelo
  • Vajilla: copa de vino blanco
     

MOJITO CRUZAT

  • 30 ml ron blanco
  • 60 ml Cruzat Demi Sec
  • 30 ml syrup de ají picante
  • 30 ml jugo de lima
  • Menta fresca
  • Hielo picado
  • Método: mézclalo directamente en la copa
  • Decóralo con: piel de lima, rodaja de ají rojo
  • Vajilla: vaso tipo highball
     

CRUZAT´S LYCHEE COLLINS

  • 60 ml de Cruzat Demi Sec
  • 30 ml de vodka
  • 30 ml de jugo de lima
  • 45 ml jugo de lychee
  • Hielo partido
  • Método: mézclalo directamente en la copa
  • Hielo: partido
  • Decóralo con: uvas blancas, piel lima
  • Vaso: collins o highball
     

DEMI CAIPI

  • 60 ml de Cruzat Demi Sec
  • 30 ml de Christallino (Aguardiente de Peras William´s, opcional)
  • ½ lima en cubitos
  • ½ manzana verde en cubitos
  • 1 cda. de azúcar rubia
  • Hielo partido
  • Método: mézclalo directamente en la copa
  • Garnish: láminas de manzana verde
  • Vajilla: vaso whisky

Whisky, de la Patagonia al mundo

Texto: Raquel Rosemberg (@raquelrosemberg)

Cuando nació, hace más de cinco siglos, al whisky se lo conocía como Agua de vida. Creada por unos monjes, durante años fue sinónimo de Escocia o Scotch. Con el paso del tiempo, se elaboró en otros terruños y adoptó diferentes nombres. Hace unos años, La Patagonia tiene el suyo, con una de las aguas más puras del planeta como base.

El sur argentino existe y asombra con sus posibilidades. A las muchas bodegas que han surgido, se suma un whisky. Nace en  La Alazana,  la primera destilería artesanal de malta del país. Fundada en 2011, la idea de su creación fue ofrecer un “single malt whisky” único, delicado, y de carácter distintivo, características que le otorga el terruño.  Está ubicada al pie  de los Andes Patagónicos  Argentinos, en la provincia del Chubut. Néstor Serenelli, su propietario, tenía experiencia en el destilado de frutas de forma casera. Néstor cuenta que se encontró con una chacra, sobre la ladera del Cerro Piltriquitrón, en el Paraje Las Golondrinas (Lago Puelo), uno de esos paisajes que parecen sacados de una postal y supo que era “el lugar” para este proyecto. La idea surgió hace diez años, primero con un interés más amateur y con los años y tras varios viajes a Irlanda y a Escocia, de forma profesional.

Allí utilizan tres ingredientes básicos para elaborar la bebida: malta de cebada, agua y levadura. La levadura es cervecera, la malta es de producción nacional y se produce con cebada seleccionada, cultivada y malteada en la zona de la Pampa Húmeda Argentina. ¿El agua? Es una de las más puras del mundo: proviene de las vertientes alimentadas por nieves cordilleranas, es necesaria, explican los expertos, y la base para obtener la calidad del producto que elaboramos.

La malta llega a la  destilería en forma de grano entero. Allí pasa por un molino, en el momento de utilizarla, para exponer su interior y permitir el acceso al agua durante el proceso de maceración.  Luego, se vierte la malta molida en un recipiente (macerador), donde se mezcla con agua caliente y se deja reposar. Con un filtrado posterior, se extrae del macerado el mosto.

El remanente sólido no se desperdicia será alimento para los caballos del Centro de Equinoterapia, que desarrolla sus actividades  en la chacra, con Alazanes, los caballos de pelaje rojizo que dan nombre al whisky.  Luego, el mosto pasa al fermentador.  Aquí se agrega la levadura -que trabajará entre 4 y 6 días- convirtiendo los azúcares del mosto en etanol, dióxido de carbono, y otros compuestos que le imparten al whisky su perfil de sabor característico.    Llega el momento destilación (en realidad, dos destilaciones consecutivas), para extraer el alcohol producido en la etapa de fermentación, y de este modo aumentar su concentración. La primera, en un destilador de 1400 litros de capacidad y la segunda, en uno de 600 litros. Ambos, de cobre puro, construidos en talleres locales, con diseño exclusivo.

Todo el proceso y metodología, dicen los responsables de Alazana, se basan en los utilizados en Escocia, pero fueron adaptados al entorno local.  Falta un paso más para lograr el single malt: el añejamiento prolongado en barricas especiales de roble, como mínimo dos años antes de poder denominarse “whisky”, según la legislación Argentina. Es en ese tiempo, en el microclima del valle, cuando el aguardiente se irá suavizando y adquiriendo una tonalidad ámbar. Hoy, La Alazana tiene la licencia para vender el primer “single malt” de la Argentina, sello que garantiza el método y los estándares de calidad europeos, pero con un sello único: la impronta patagónica que le aportan los ingredientes locales y el entorno natural. El lanzamiento, la degustación de las primeras botellas que nacieron a fines de 2014, fue el Festival de los Lagos, Paralelo 42, un entorno tan especial como esta bebida que recién comienza su camino como agua de vida.

20 consejos para ser un buen catador, según José Peñín

José Peñín, catador, consultor, escritor de vinos español y creador de la “Guía Peñín” de vinos lleva más de 40 años en el negocio vitivinícola y es uno de los referentes mundiales como jurado y crítico de vinos. En 2013 comenzó a escribir los “Consejos para ser un buen catador” y este mes completó los 20 items que deben marcar un buen catador, sea profesional o aficionado.

Como él lo afirma, “La diferencia entre un catador y un bebedor es que el primero utiliza la cabeza y el segundo el corazón” El primero analiza y el segundo simplemente, disfruta.
Aunque muchos afirman que la cabeza “mata” el placer, la verdad es que es útil y necesaria en muchos casos: en una bodega ayuda al profesional a buscar los defectos de un vino para eliminarlo; al jefe de compras de un supermercado o al propietario de una tienda de vinos, les permitirá la elección de las marcas más adecuadas para sus mercados; al sumiller, seleccionar las mejores etiquetas para su carta de vinos y al crítico para hacer una justa valoración de las marcas. El simple aficionado puede utilizar su conocimiento para hacer catas entre amigos y debatir las diferencias entre los distintos vinos y desarrollar las sutilezas de los sentidos del olfato y el gusto.

Estos son los 20 consejos de Peñín para llegar a ser un buen catador:

1 - Los sentidos son traicioneros

Los sentidos del olfato y el gusto (este depende en gran medida del primero), son lo suficientemente traicioneros como para no fiarse de ellos ya que, para la gran mayoría de los catadores, *las emociones se anteponen a los juicios* de la cabeza. La objetividad es enemiga de las pasiones o de los gustos personales. No es lo mismo beber  lúdicamente que beber para los demás profesionalmente, donde hay que ser más riguroso. El olfato es un sentido de defensa que solo actúa en toda su plenitud al principio del examen. Después se "relaja" hasta el punto que si no se le anima con otros aromas de contraste, a  veces no llegamos a percibir los rasgos del vino como al comienzo de la cata.

2 - Los gustos de cada catador

Los gustos personales de cada catador sólo son válidos a la hora de llevarlo a la mesa, con la influencia del escenario y en buena compañía. Gustos nacidos de una inclinación hacia unos determinados vinos que bebe con más frecuencia, lo que condicionará su cata profesional si lo hace a etiqueta vista y, por lo tanto, debería catar necesariamente a ciegas.

3 - El orden mental de un catador

La forma de ser de cada catador afectará al resultado del examen de un vino y esto no es conveniente cuando se trata de un catador profesional. Un catador no es mejor si posee la cualidad de detectar y distinguir los olores y sabores más ocultos. Esta capacidad, en cambio, es necesaria para el enólogo en su trabajo en la bodega ya que permitiría solucionar problemas a partir de  la localización del defecto en un vino. El catador no /nace/ con esa virtud, sino que se /hace/ a base de probar y probar vinos con un amplio espectro de sabores, texturas y olores. Añadiendo la seguridad, serenidad, humildad, curiosidad e intuición a esta capacitación, habremos construido un catador fiable.

4 - El "listo"

El *egocentrismo* es uno de los pecados más frecuentes entre los que quieren demostrar que saben más de lo que realmente saben. En un grupo de catadores siempre existe el "listo" que entiende que los demás están pendientes de él. En su subconsciente aparece esa necesidad de discrepar con el resto porque, en caso contrario, no sería un líder. Todas estas sensaciones le dan un papel protagonista y le distrae en la percepción del vino a examinar, cometiendo errores de bulto. Para este género de catadores es difícil aceptar la corriente de opinión de los demás, porque de este modo su discurso pasa más desapercibido. Confunden la cautela de sus compañeros con la inseguridad. Este fenómeno, curiosamente, no se da en las catadoras las cuales, en general, son más prudentes y humildes.

5 - No distraerse indagando la marca

Es frecuente en muchos catadores en grupo: tan pronto olfatea el vino se la juega asegurando la marca del vino, con fracaso estrepitoso en muchas ocasiones. Esa impaciencia por ser el primero en acertar distrae los sentidos. Son*los charlatanes de la cata*, auténticos exhibicionistas, llegando, incluso, a expresar sentencias y a veces, sus diagnósticos verbales no coinciden ni siquiera con sus propios análisis escritos en otro ambiente más cercano e íntimo, debido a que se producen en un estado de indagación permanente sobre lo que hacen y piensan los demás catadores y apoyándose en su intuición, que en ocasiones falla.

6 - No a la cata floreada

Es mejor un catador seguro en la localización y descripción de cuatro o cinco conceptos de un vino. Utilizará términos *objetivos *que generalmente serán coincidentes con las apreciaciones de los demás como carnoso, flaco, equilibrado, potente, cerrado, tostado, complejo, etc., En cambio, deberá utilizar lo menos posible los términos *subjetivos* que evoquen nombres de hierbas, frutas, especias como notas de laurel, cítrico, brea, etc.., es decir, un retrato rico y floreado en palabras, que difícilmente serán las mismas cuando repita la cata. Sólo coincidirán esas "cuatro palabras", que son las que perduran aunque se caten 80 vinos de una atacada.

7 - Los que aciertan la marca

Quienes aciertan con la marca de vinos no necesariamente son catadores, sino conocedores de un determinado número de vinos que beben con frecuencia por su inclinación personal hacia ellos, o bien por su trabajo de sumiller delimitado al número de marcas que figuran en su carta.

8 - La forma de puntuar

La diferencia entre un catador novel y un experimentado es que el primero puntúa más bajo por su mayor inseguridad y falta de experiencia en beber grandes vinos que le sirvan de referencia, y que nada tiene que ver con la baja puntuación de la mayor exigencia y rigor  de los enólogos.

9 - Humildad

La humildad es un estado superior de conocimiento del vino. Es resultado de haber cometido errores en la valoración e identificación de un vino, cosa harto frecuente. Los errores que he cometido durante mi trayecto profesional me han hecho ser humilde en mis diagnósticos. He aprendido más con los errores que con los aciertos. He conocido grandes catadores que, en general, son humildes, serenos y vocacionales, conscientes de que los demás nunca perdonarán una equivocación y, en consecuencia, evitan el riesgo.

10 - Curiosidad

Es el factor que mueve a conocer los vinos por sus características y no por su calidad. Es una de las virtudes principales de un catador. Conviene adquirir botellas de los lineales del supermercado y de los anaqueles de calidad para evitar ser demasiado crítico con los vinos baratos e indulgentes con los vinos de culto.

11 - Decisión

La *primera impresión* es la que vale. Hay que acostumbrarse a valorar el vino con dos rotaciones de la copa y de inmediato. No os distraigáis en la correlación con otros aromas. Tan pronto olemos el vino, lo primero que percibimos es su equilibrio, su personalidad, sus defectos y su potencia olfativa. Todo el tiempo de más que empleemos nos podrá confundir en el diagnóstico.

12 - Cinco vinos a cata ciega y a cata vista

Para comprobar el estado anímico del catador conviene realizar dos catas por orden de preferencias con cinco vinos: una ciega (deberá ser la primera) y otra a etiqueta vista sin conocer los resultados de la primera. Después cotejar las desviaciones entre los dos exámenes.

13 - Puntuar con ficha y sin ficha

Si manejáis las fichas de cata con valoraciones parciales (vista, olfato y gusto) haced *primero una evaluación global* del vino dando una puntuación total que creáis justa  antes de rellenar los parciales. Si tenéis agilidad matemática, vais distribuyendo los puntos empezando por la calidad olfativa, después la gustativa, seguido de la potencia, persistencia y franqueza, tanto en nariz como en boca. Todas las casillas deberán sumar el total reseñado en primer lugar. Si puntuáis conforme a las reglas oficiales veréis que, generalmente, las valoraciones son más bajas y menos reales en relación a la impresión que cada uno tiene del vino que cata. Hoy prácticamente el color de los vinos alcanzan la plenitud, por lo tanto deberá puntuarse con el valor máximo. No os empeñéis en valorar menos un vino, por ejemplo, de Toro o Priorat, si su color es idéntico a un rioja y viceversa. Lo importante es juzgar su calidad, complejidad y que refleje su terruño.

14 - Ojo con el primer vino del día

Generalmente, el primer vino del día nos parece menos expresivo. Por ello es conveniente realizar una cata de adaptación con un vino. Un sistema que se utiliza en los concursos para definir parámetros. Otro procedimiento es colocar como modelo comparativo un vino puntuado el día anterior después de catar 10 vinos.

15 - Puntuar restando mejor que sumando

Los grandes catadores internacionales suelen restar puntos al vino calificando la nota máxima y, a partir de ahí, ir restando en función de las carencias del vino. Posiblemente la puntuación no será tan baja y posiblemente más ajustada a la realidad.

16 - No dejarse seducir por la potencia del vino

La potencia de un vino en un rasgo unidireccional (fruta si es un vino joven o especias si es un vino criado en roble) no es un factor valorable si no está acompañado con otros rasgos. Hay que puntuar el *equilibrio* de esos matices. La armonía o equilibrio del vino es como un acorde musical de las diez teclas de un piano sonando a la vez. Si sobresale o falta una, malo.

17 - La boca es la confirmación del olfato

Hoy es muy raro que un vino con una calidad olfativa notable no se corresponda con un equilibrio táctil en la boca, de tal modo que el examen olfativo se lleva el 80 por ciento de la valoración. Hoy, debido a la elevada calidad media de gran parte de las marcas, es muy difícil encontrar vinos cuya acidez se dispare o, por el contrario, de acidez baja. En cuanto a los taninos, si son marcados en un vino con una vejez no superior a 2 años, hay que considerarlo como algo normal. Si el exceso tánico se debe al roble, el olfato detectará el exceso de la crianza.

18 - Olvidaos de la frase "Este vino mejorará con el tiempo"

Es una expresión repetida hasta la saciedad que viene de los tiempos cuando los vinos se embotellaban "menos hechos" con ph bajos, con una acidez marcada y taninos muy incisivos. Hoy los vinos generalmente solo mejoran a los pocos meses del embotellado cuando los aromas resucitan y el roble se haya integrado en el vino. Un roble que hoy día tiende a ser menor que antes con uvas se vendimian más maduras y por lo tanto los taninos están blandos y dulces. Después los vinos no "mejoran" sino que "cambian", es decir, */pierden/ algunos atributos de la fruta* y los sutiles elementos minerales para /ganar/ en elementos especiados de la crianza tanto en barrica como en la botella.

19 -  Antes de entregar las fichas de la tanda

Debemos realizar una olfacción rápida a la batería de vinos para confirmar o retocar la puntuación. Los vinos ya llevan unos minutos en las copas y por lo tanto es normal que se produzcan ligerísimos cambios.

20 - Cómo valorar un vino delante de su autor

Es una situación algo incómoda en la que tenemos que *cuidar los términos* para ser objetivo sin que duela. Pero jamás debemos dar una opinión demasiado indulgente arrastrada por el escenario (la bodega) que suele ser propicio para las emociones. El primer consejo es responder con una pregunta: "has vendimiado algo tarde, ¿no?" Una opinión que pudiera nacer ante un vino riojano con escasa expresión frutal y con notas de frutas muy maduras. Otro ejemplo: si el vino de la cosecha 2013 está corto de nariz o muy cerrado "Veo que el vino lleva poco tiempo embotellado, ¿no?" La posibilidad de que sean ciertas las dos observaciones es de un 80 por ciento. Si no es así, no importa, al menos has justificado tus conocimientos con una posibilidad bastante lógica.

Fuente: http://jpenin.guiapenin.com

Fotos Shutterstock

Propuestas de David Muñoz sobre un vino sin corsé

David Muñoz en DiverXo

David Muñoz en DiverXo

MadridFusion es la Meca de muchos. Gastrónomos, investigadores, historiadores culinarios, Chefs, esperan esta cita en la ciudad madrileña para enterarse de lo nuevo, lo increíble que se está desarrollando en el mundo de la gastronomía, de boca de los mejores. Este año una de las ponencias más polémicas la presentó David Muñoz, el enfant terrible de la cocina española que a los 12 años ya estaba entre calderos, a los 17 comenzó sus estudios formales para ser chef y pasó de cocina en cocina de Madrid a Londres, siempre en Restaurantes con estrellas Michelin como Orrery, Hakkasan, Locanda Locatelli o Nobu. A sus 33 años ganó sus primeras 3 estrellas Michelin con DiverXO y sigue sorprendiendo con lo que es, realmente, una cocina de autor que no lo deja aburrirse ni a él ni a sus comensales.

La polémica en la ponencia de MadridFusion no fue sin embargo por la comida sino por el vino. Y es que para muchos puristas, los maridajes y manejo poco ortodoxo entre sus platos y bebidas ha sido casi escandalosa. Quien realmente se ha encargado de darle este giro experimental al vino es el sumiller de DiverXO Javier Arroyo, otra mente hiperactiva y que no le teme a romper tabús y expandir fronteras. Las propuestas que se vieron en la ponencia fueron desde Vino de borgoña con jalapeño, gotitas de oloroso servidas directamente en boca por medio de una pipeta, sidra de hielo con sake, un espumante con perlas de whisky de Malta o un vino Riesling que en vez de presentarse líquido flota ingrávido como espuma en el plato.

Javier Arroyo sumiller de DIverXO

Javier Arroyo sumiller de DIverXO

¿Más para llevarse las manos a la cabeza? (de sorpresa, maravilla o escándalo, como lo prefiera el lector), grandes vinos para tomar con pitillo (de forma que prime el sabor sobre el olfato); un tinto manchego que se bebe en una concha de ostra recién abierta y toma matices salados, un Tokay aliñado con especias de Marruecos o un tinto aromatizado con cítricos.

Libertad sensorial

Tal vez para muchos suene a ociosidad alterar un vino, pero para los creativos de DiverXO la comida es experiencia. Por ello hablan de platos-lienzo, (platos que evolucionan a medida que transcurren los minutos con nuevos ingredientes, elaboraciones y claro, el acompañamiento del vino como instigador sensorial.

Afirma Muñoz que respeta el vino pero que En DiverXO se aborda “desde un punto de vista hedonista y equiparado a los parámetros creativos de la cocina”; no como un producto acabado, sino como uno que admite tratamientos para generar nuevos matices. ¿Con jalapeño? Sí. El jalapeño potencia los sabores... “Son planteamientos personales, pero están muy pensados” afirma,  y a manera de proclama añade al terminar su presentación: “La libertad como concepto tiene que estar siempre presente en el mundo de la gastronomía. ¡Sed todos libres!”

Fotos: MadridFusion

¿Cómo escoger un vino de guarda?

El objetivo de la guarda es darle tiempo a un vino a que termine su proceso de maduración, que evolucione y gane cualidades con los años hasta que llegue al punto justo. Un vino de guarda es aquel que posee unas características adecuadas para su envejecimiento en botella.

Sin embargo hay que tener claro que no cualquier vino se puede guardar, ni todos los vinos de guarda se pueden dejar por tiempo indefinido. Guardar un vino que ya está en su punto perfecto de acidez, complejidad y aroma es arriesgarse a que pierda su perfección.

¿Por cuáles decidirse? Para las bodegas es muy costoso el almacenaje de botellas por tiempo indefinido y por ello es posible comprar buenos vinos que mejorarían mucho con algún tiempo más de crianza, a precios adecuados y es a estos vinos a los que se debe enfocar el coleccionista. El camino más fácil es preguntarle a nuestro asesor de Decanter qué comprar, pero si queremos tener claro el porqué del asunto, hay que tener claros unos conceptos básicos.

Conocer el ciclo de vida

Los vinos son compuestos vivos que nacen, crecen, maduran, envejecen y mueren. Con el paso del tiempo van perdiendo aromas frutales y van desarrollando aromas más complejos, los terciarios. También con el tiempo pierden la acidez responsable de su estructura y al hacerlo su capacidad de evolución termina. Son vinos que ya no mejorarán sino que perderán sus propiedades.  

Un vino joven puede ser franco, espontáneo, fuerte, impetuoso y atractivo pero poco profundo. Un vino de guarda en su punto perfecto es sutil, inteligente, profundo, con gran complejidad y armonía. Un vino joven es de un rojo brillante mientras que uno de guarda puede tener tonos rojos granate o con visos amarronados. Los aromas primarios y secundarios muy presentes en los jóvenes, disminuyen en los de guarda y dan lugar a la aparición de complejos aromas terciarios. Un vino de guarda en boca es más redondo, aterciopelado y deja un largo final.

Por regla general los blancos, los rosados o los tintos jóvenes no están preparados para ser guardados. Hay excepciones, como el Chardonnay que puede guardarse hasta por dos años y algunos vinos especiales como el Sauterness o el Tokay, pero son eso: excepciones.
Cualidades de un vino de guarda

Foto Shutterstock

Foto Shutterstock

Factores que determinan una prometedora capacidad de añejamiento:

Taninos

Son sustancias contenidas en el hollejo (la piel) y semillas de la uva y son los que le dan al vino su color, cuerpo y estructura. Se encuentran en mayor concentración en las variedades tintas que en las blancas. En el proceso de elaboración de los tintos, el vino pasa más tiempo en contacto con el hollejo lo que le da más materia colorante, olfativa y gustativa, astringencia y robustez. Cuando se guarda un vino en barrica de roble nueva, esta le transfiere taninos pirogálicos que son los que le dan el sabor característico a madera y son un elemento esencial en el potencial de guarda del vino. Cuando el vino envejece, los taninos tienden a suavizarse y redondearse.

Acidez

Un vino para guarda debe ser levemente ácido. La acidez es la que mantendrá el vino vivo mientras envejece, la que le da frescura, resalta el bouquet y evita la evolución de microorganismos nocivos.

Grado alcohólico

Es el que le da la potencia al vino. No debe ser inferior a 12,5 grados ya que con la guarda disminuye por evaporación y al final podemos terminar con un vino flácido. El grado de alcohol debe ser el correcto para que armonice con los taninos y la acidez y para mantener sano el vino ya que el alcohol es un antiséptico natural. Un buen grado alcohólico se consigue en forma natural cuando las uvas se cosecharon bien maduras y por lo tanto con mucha azúcar.

Foto Shutterstock

Foto Shutterstock

Corcho

El corcho es fundamental para la guarda. Debe ser de buena calidad, largo y debe estar en perfecto estado para que soporte la guarda y no permita la entrada de oxígeno a la botella.

Tipo de uvas utilizadas

Las añadas más secas, caracterizadas por un bajo rendimiento de las cepas, y por lo tanto, con mayor concentración de azúcares y aromas, son propicias para la obtención de buenos vinos para guarda.

Los varietales tintos que soportan más tiempo de guarda son el Cabernet Sauvignon, que puede evolucionar hasta 20 años y el Pinot Noir, Merlot, Malbec, Syrah y Tempranillo que pueden evolucionar hasta 10 años.

Maduración

La terminología de vinos es diferente entre el viejo y el nuevo mundo. Por ello, las especificaciones también varían:  

Vinos del Viejo Mundo

Por norma general los vinos jóvenes o sin barrica tienen un máximo de un año de guarda. Los Crianza tienen 4 años de vida media; los Reserva de 7 a 10 años y los Gran Reserva de 15 años en adelante.

Vinos del Nuevo Mundo

Los jóvenes o sin barrica resisten un máximo de un año de guarda. Los Reserva (con entre 4 y 8 meses en Barrica) aceptan entre dos a dos años y medio de guarda; los Premium (con entre 12 y 14 meses en Barrica) aceptan entre 3 y 4 años de guarda; los Ultra Premium (con entre 18 y 22 meses en Barrica) aceptan entre 5 y 7 años de guarda y los Icono (con entre 18 y 24 meses en Barrica) posiblemente más de 7 años.

De que estamos hablando cuando hablamos de:

Aromas primarios: Aromas afrutados característicos del varietal
Aromas secundarios: Aromas provenientes del proceso de fermentación
Aromas terciarios: Más conocidos como bouquet, son los que se desarrollan con la guarda y presentan notas más sutiles y cálidas, como tabaco, cuero, chocolate, hongos o trufas.


Varietales según Miguel Brascó

Foto: Raquel Rosemberg

Foto: Raquel Rosemberg

Con el humor que lo caracterizó siempre Miguel Brascó escribió en el año 2000 una de las mejores descripciones de cepas de vinos que se encuentran en la literatura sobre el tema. Enemigo de la prosopopeya de los “conocedores”, se burlaba de expresiones como “El olor a flores blancas” o “Aromas a cuero de montura sudada”.

Este Bon vivant, poeta, escritor y experto en vinos afirmaba además que “Para tomar vino no hay que saber nada”; “No hay que dejarse impresionar por lo que dice la gente acerca del vino. Nadie sabe nada.” o “El mejor vino es el que más le gusta a uno”.

Acerca de los tintos

Cabernet Sauvignon

Señor inteligente, serio, el Cabernet. Introvertido, con poco sentido del humor. Algo agresivo pero muy interesante en todo lo que dice. Pero es el rey y cuando admite actuar amable llega a ser un encanto.

Malbec

Tipo agradable, vigoroso. De carácter abierto, siempre dispuesto a ayudar sin plantear problemas. Entra en la edad madura con gran dignidad, siempre amigo del Merlot y el Syrah. Del Cabernet, menos.

Merlot

Simpático, comunicativo, un poquito gay. Es el único que hace sonreír al Cabernet y con frecuencia se los ve juntos. La gente lo tiene por un frívolo. No equivocarse, si uno lo escucha dice cosas profundas.

Syrah

Un disfrutador de la vida, un sensual con frecuencia voluptuoso. De muy buenos modales, se relaciona fácil, pero no le presentes a tu pareja porque tiene tendencias claras al abuso de confianza.

Pinot Noire

Tipo difícil, vueltero. Todo el tiempo se propone grandes cosas y en general se queda por la mitad. Pero si llega, como hizo con el champagne, la gente aplaude, le paga lo que pida, es un placer.

Tempranillo

Galleguito inmigrante a quien se tenía para los mandados. Un día le llegaron parientes ricos de España y ahí se supo que era de familia bacana. Ahora lo reciben en todos los salones, lo tratan bárbaro.

Sangiovesse

Flaco un poco flojo, pero hace lo que tiene que hacer, tareas no muy exigidas, propias de gente joven, con poca experiencia laboral. Cuando era pobre le decían Lambrusco. Ahora pelechó y cambió de apellido.

Barbera

Tiene amigo tano llamado Bonarda y la gente medio los confunde. A él tanto le da. De origen humilde, no tiene pretensiones, trabaja bien en lo suyo, sin hacer ola. A veces mejor que bien: excelente, te digo.

Cómo son los blancos

Chardonnay

Señora high society siempre vestida de largo, toda suspiros. Jamás dirá nada ordinario ni la vas a encontrar gorda. Por supuesto inalcanzable para la gilada que más bien no le entienden cuando habla.

 Sauvignon Blanc

Rapidita seductora, toda glamour. Muestra las piernas, se ríe fácil, va adonde la inviten. Compite secretamente con Chardonnay. Nada le gustaría más que hundir a esa flaca en el oprobio y el descrédito.

 Torrontes

Hija natural de aventurero alemán culto pero irresponsable que pasó por Salta hace añares. Chica sensual, interesante, un poco payuca. Pero mirándola con atención uno le descubre sus orígenes preclaros.

 Semillon

De joven se enamoró de un pizzero y quedó desacreditada para siempre. Injusto porque es una chica bien, buenos modales, que sabe de literatura. No crea lo del pizzero y cásese con ella.

 Chenin blanc

Cuando se llamaba Pinot Blanc era delgadita y se mandaba la parte. Ahora que la destituyeron a Chenin engordó un poco y va menos a la peluquería. Pero es simpática, llevadera, hace el amor espléndido.

Riesling

Alemana seductora de piel muy fresca, buena para salir de vez en cuando pero no para formar pareja estable. Apenas formaliza ya se pone algo ácida. Entonces Riesling, como novia, digamos frecuente.

Fotos: Shutterstock

Tendencias del vino para el 2015

Si en 2013 destacaron los vinos de alta gama accesibles, las copas sin tallo, la aparición de países no tradicionales como China en el consumo y Aplicaciones como Hello Vino y Vivino y en 2014 el vino se alió definitivamente con la cocina y el tipo de uva pesó más en el consumo que el país de origen,  en 2015, lo que se ve como tendencia es:

Vino para ponerse

El color vino ‘Marsala´ es el protagonista de las pasarelas en 2015. Si queremos un dato más específico, es el Pantone 18-1438: rojo tierra profundo, sensual pero muy elegante.

 

Shutterstock

Shutterstock

Los vinos ecológicos y la sostenibilidad ganan protagonismo

Tanto a nivel de cultivo ya que países como Chile, España, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Estados Unidos han orientado sus esfuerzos en promoverlos, como de consumo, sobre todo en los vinos de alta gama.

Mejor exclusivo que masivo

En esta misma dirección, los vinos de terruño, las cepas autóctonas y las producciones pequeñas y cuidadas también le van ganando terreno a los vinos industriales y masivos.

Viñedos de altura

Aumenta la experimentación con vinos de viñedos de altitud, generalmente con menor graduación alcohólica. Esta tendencia se da como respuesta de sostenibilidad a largo plazo frente al cambio climático.

INOCENTE-Fino-75-cl.jpg

Jerez uno de los reyes del 2015

Según el periódico The Telegraph inglés, ya que esta bebida presentó en 2014 un aumento de ventas de 15% en este país.

China hacia el primer puesto

Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania y China son los mayores consumidores de vino del mundo. Este último está en el quinto puesto pero se prevé que para 2017 ocupe el número uno.