Señales para reconocer que un espumante está en buen estado

Más allá de ser los mejores acompañantes para brindar o celebrar en una ocasión especial, los espumantes también maridan muy bien con carnes blancas, pastas, ensaladas, mariscos, quesos fuertes, frutos secos, chocolates, entre otros platos.

Para que disfrutes de su versatilidad y frescura, Ana Cristina Cano, sommelier de nuestro Club, nos cuenta qué debes saber para reconocer si el espumante que elijas está en buen estado y apto para consumir. 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK

1. Ten presente que cualquier espumante –sea champagne, cava o prosecco– tiene una vida limitada. Si lo compras es porque lo vas a consumir pronto, no te quedes esperando por mucho tiempo una ocasión especial porque se perderá.

2. Si cuando abres la botella el corcho está recto en la parte inferior, significa que ha perdido elasticidad, es decir, ha dejado entrar oxígeno a esta. Y si además está un poco mojado o manchado, es signo de que está en mal estado. Sin embargo, antes de descartarlo debes servir y mirar en la copa.

Si por el contrario el corcho se ensancha un poco en la parte inferior, formando una especie de triángulo, significa que está en buen estado y que ha cubierto muy bien el cuello de la botella, evitando la entrada de oxígeno y conservando el gas carbónico característico de estos vinos.

3. Al servirlo en la copa, si no está en buen estado las burbujas no serán tan efusivas y continuas como en uno que sí lo esté. La ausencia de burbujas es signo de una botella defectuosa o de un espumante que está muy viejo.

Adicional, no olvides que el color de un buen espumante es pálido pero brillante y tiene un adecuado equilibrio entre acidez y dulzor. 

Tres espumantes del Club

Rosa de los vientos, Bodega Familia Schroeder

Espumante Rosa de los vientos

Elaborado con el método charmat (fermentación en tanques de acero), 100% con uvas pinot noir. Por su color rosado y sus 3,02 g de azúcar por litro, es un buen acompañante de un plato de mariscos.

Cruzat Cuveé Extra Brut

Cruzat Cuveé Extra Brut

Elaborado con el método tradicional o champenoise (fermentación en la botella), con variedades pinot noir y chardonnay. Es un espumante estructurado y fresco, va muy bien con un salmón a la parrilla o un salmón en salsa de naranja.

Saurus Extra Brut, Bodega Familia Schroeder

Saurus Extra Brut

También elaborado con el método charmat, tiene 60% de la variedad chardonnay y 40% de pinot noir. Marida muy bien con pastas a la carbonara porque en copa tiene aromas tostados, ahumados que van a equilibrar los sabores y además, su acidez va a dejar el paladar limpio sin saturar los sentidos.

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

Maridar vinos con chocolates

Entre la variedad de opciones que existen para maridar el vino, hay una que llama la atención: el chocolate, pues al igual que los vinos, son de diferentes tipos. A continuación, te regalamos varios tips y algunos recomendados de nuestro Club para que al momento de realizar este maridaje vivas una experiencia llena de sabores. 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK 

1. Como en cualquier maridaje, recuerda que el sabor de uno no puede opacar el del otro. Por eso, el chocolate no debe ser más dulce que el vino que elijas.

2. El chocolate blanco, al contener más leche y azúcar que cacao, es más suave y cremoso. Va muy bien con vinos de postre, por ejemplo un espumante o un rosado.

3. El chocolate con leche, también muy cremoso, lo puedes acompañar con un merlot de poco cuerpo o un malbec.

4. El chocolate negro, que contiene un porcentaje mínimo de cacao de 35%, suele ser más amargo y combina mejor con vinos de más cuerpo que, preferiblemente, haya pasado por barrica como un cabernet sauvignon. 

5. Los chocolates con frutos secos, como almendras, nueces o avellanas, requieren de un vino que no esconda los sabores de estos como un cabernet sauvignon, un syrah o un tinto ensamblaje. 

Los recomendados del Club

Chocolate blanco con Malbec Rose La Flor.

Chocolate con leche con Saurus Merlot.

Chocolate negro con Domingo Molina Cabernet Sauvignon Premium.

Chocolate con frutos secos con Estampa Gold Carmenere.

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

Vinos y frutas frescas, ¿cómo maridarlos?

El vino es un gran acompañante de cualquier tipo de comida. Ensaladas, quesos, carnes e incluso platos típicos como el ajiaco y la bandeja paisa le quedan bien, pero, ¿y las frutas? En esta entrada la sommelier Ana Cristina Cano nos regala algunos tips para tener en cuenta al momento de hacer este maridaje: 

Frutas

  1. El sabor y el aroma del vino debe ser superior al de la fruta para no opacar las virtudes que este tiene.

  2. Es recomendable buscar una similitud entre el dulzor del vino y el de la fruta.  

  3. El nivel de acidez de ambos también debe ser similar, sobre todo si se desea consumir la fruta fresca con vino tinto.

  4. El nivel de alcohol del vino no debe ser muy alto, por lo tanto los vinos secos son los más apropiados para este maridaje.

  5. Si se utiliza como aperitivo, la fruta fresca iría muy bien con espumantes debido a las características y estética de ambos: son ligeros, frescos y muy buenos para comenzar una velada.

  6. Por último, se sugieren vinos jóvenes o de paso muy corto por barrica. 

Vinos sugeridos del Club

Blanco: Estampa Viognier – Chardonnay

Vino de aromas cítricos, ácido, fresco y con buena densidad y volumen. Es un buen acompañante de peras verdes y kiwi. 

Rosado: Tapiz Malbec rosé

Vino joven de intenso color rosado, persistente, fresco y equilibrado. Muy bueno para maridar con frutas como cerezas y arándanos.

Espumante: Rosa de los vientos Pinot noir

Frutado, fresco y de buen volumen. Marida muy bien con fresas, sandía y frutos del bosque. 

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

 

Decálogo de negaciones del vino

A veces saber decir “no” es tan importante como asentir. Aplicada al mundo de los vinos, esta premisa resulta de gran utilidad, sobre todo cuando se trata de alcanzar un mayor disfrute. 

Difícilmente se puede hablar de absolutos en un asunto tan subjetivo como el de la apreciación del vino. ¿Cuál es el maridaje ideal? Cada uno lo decidirá ¿Son mejores los vinos dulces que los secos? Depende del gusto personal. No obstante, existen ciertas consideraciones que apuntan hacia una mejor experiencia a la hora de disfrutar de esta bebida. A continuación enumeramos diez acciones que es mejor evitar, para poder captar los valores del vino en toda su dimensión. 

1. No agite la botella momentos antes de servirla. Los movimientos bruscos –resultado del transporte o manipulación en la cava– alteran la estabilidad de las moléculas que conforman la bebida. El reposo previo al descorche es clave para no destruir el equilibrio necesario.
2. No sirva el vino a cualquier temperatura. Los distintos tipos de vino deben tomarse dentro de rangos específicos para poder disfrutarlos mejor. Así las cosas, los vinos espumantes debe tener una temperatura entre 6 y 8 grados centígrados; los blancos y rosados, entre 8 y 12 grados centígrados; los tintos jóvenes, entre 14 y 16 grados centígrados, y los tintos con cuerpo, entre 18 y 20 grados centígrados. 
3. No beba el vino sin haberlo paseado por el paladar para apreciar su riqueza aromática y gustativa, lo mismo que su densidad, textura y permanencia en la boca.
4. No tome vinos dulces ni licorosos con mariscos ni carnes. Las sensaciones en boca no serán agradables.
5. No tome vinos tintos con frutos de mar y pescados. Los productos de origen salado no son buenos acompañantes de los taninos, es decir, de los compuestos que constituyen la columna vertebral de los vinos tintos.
6. No tome vino blanco con carnes rojas a la brasa. La única excepción es el carpaccio, que, al cocerse en limón, hace muy buena pareja con el sauvignon blanc.
7. No guarde los vinos en sitios calientes o expuestos a la luz. Los someterá a oxidaciones prematuras.
8. No mantenga sus vinos de guarda en posición vertical. Debe acostarlos para humectar el corcho y mejorar el sellado de la botella. Así impedirá el ingreso de aire. Recuerde: vinos más aire es igual a vinagre.
9. No llene la copa por encima del tercio de su capacidad. El campo libre debe utilizarse para agitar el vino y ayudarle a liberar su expresión aromática.
10. No acepte una botella de vino, ya sea en un restaurante, un supermercado o una tienda especializada, que presente defectos en la cápsula o el corcho, o que muestre etiquetas rasgadas o manchadas.

Cuatro preguntas sobre el cabernet sauvignon

Se trata de una de las cepas tintas más populares del mundo, pero a veces no sabemos qué esperar de ella. Aquí respondemos cuatro preguntas básicas para que tenga en cuenta cuando compre su próxima botella.

Así perciben los sentidos el cabernet sauvignon

¿Cómo se ve?
Vino densamente coloreado, en su juventud las notas violetas pueden ser perceptibles, pero es su color intenso rubí, cercano a la tinta negra china, el que marca la profundidad de sus tonalidades. Al envejecer, el rubí se mezcla fácilmente con tonos marrones y naranjas, para llegar a un color ladrillo en sus últimos años.

¿A qué huele?
Se reconoce un vino cabernet sauvignon por sus aromas a grosella negra y otros frutos rojos, acompañado de aromas a chocolate y clavos. Durante muchos años se ha considerado el olor del pimentón verde como indicador de la tipicidad de la variedad; sin embargo, cuando éste se encuentra en altas concentraciones se convierte en símbolo de una falta de madurez de la uva, disminuyendo la calidad del vino final. Su autenticidad se hace única de acuerdo con el lugar de producción, reflejando aromas diversos. En Pauillac, Burdeos, los aromas a viruta de lápiz, a cedro y tabaco son muy diferentes de los aromas típicos de Australia, en su región de Coonawarra, de menta, mortiño y clavos. Los olores del roble nuevo como la vainilla, el pan tostado, especias, chocolate y coco, suelen formar parte del perfil del vino.

¿A qué sabe?
Al ser el grano de la uva tan pequeño y debido a la alta proporción de cáscaras y semillas con relación al jugo de la pulpa, los vinos son tánicos por naturaleza y tienen un potencial de larga guarda. En su mejor expresión, la densidad tánica es elevada y los taninos son suaves y aterciopelados. Los aromas del vino se perciben por vía retro-nasal entregando una percepción larga y dejando gran recordación en la memoria.

¿Con qué sabores va mejor?
Estos vinos son los preferidos de las carnes rojas y las aves de caza, y acompañan placenteramente quesos de textura firme o madurados en cavas como el emmenthal, el comté o el holandés.

 

Cerveza rosé, ¿qué es esa vaina?

Su etiqueta es color rosa, ¿y su contenido? Se trata de la primera cerveza rosé colombiana, una propuesta de 3 Cordilleras que busca ampliar la cultura cervecera, trayendo nuevas tendencias al país.

Texto: Paula González / Fotos: Cortesía 3 Cordilleras

No es producto de una casualidad. Es el resultado de una investigación profunda y de un largo trabajo. Cuando Juanchi Vélez, el “abad cervecero” y cofundador, y Fabián Álvarez, maestro cervecero de 3 Cordilleras, fueron invitados a conocer más de 15 microcervecerías artesanales en Europa, principalmente en Holanda, Bélgica y Alemania, se sorprendieron de la gran aceptación que estaban teniendo las cervezas frutales, ricas en aromas, sabores y colores, en los bares y restaurantes de ese continente. 

Presenciar esto y seguir la tendencia mundial de producir y consumir productos más saludables, más naturales, más suaves, más frescos, los animó a “colombianizar” esas recetas y desarrollar la primera cerveza rosé en Colombia. Se trata de una exquisita mezcla de frutas de acá y de allá: fresas, frambuesas, moras y cerezas. Tiene malta, trigo, lúpulo y levadura. Con apariencia turbia y sedimento. Con menos grados de alcohol (3.83 grados), un sabor dulce y refrescante.

Todas estas cualidades llevan a pensar que es hecha especialmente para mujeres, pero no. Es posible que muchas de ellas hagan parte de los nuevos paladares por ser una cerveza más suave y menos amarga, pero también buscan conquistar otros consumidores a quienes les guste explorar nuevos sabores.

“Me pareció como un sabor diferente y suave… es dulce pero no hostigante, y no me sabe a la cerveza de siempre”, así lo describió una consumidora que antes no tomaba cerveza, y la rosé le resultó ideal para su gusto. 

“Con sus diferentes tipos de cervezas, Blanca, Mestiza, Mulata, Negra, 6.47, y ahora la Rosé, 3 Cordilleras busca que la gente vaya creando sus gustos cerveceros. Todas tienen las propiedades que caracterizan a nuestras cervezas: diferente sabor, diferente aroma, diferente color. Nos gusta explorar lo que hacen otras microcervecerías en el mundo, interpretarlo y adaptarlo. Nuestro mayor interés es crear cultura cervecera”, afirma Juanchi Vélez, el abad cervecero.

Según Juanchi, en lo único que se parece al vino rosé es que ambos resultan ideales para disfrutarse en momentos similares: tardes soleadas con amigos, momentos refrescantes de piscina o playa, un aperitivo tempranero. Un pescado suave, un ceviche, una ensalada con queso azul y frutos rojos, pueden ser opciones deliciosas para acompañarla.