Los sonidos presentes en el vino

Aunque para muchos la audición es el sentido menos importante a la hora de degustar un vino, este está lleno de matices sonoros que es interesante descubrir. Ana Cristina Cano, sommeliere de nuestro Club, nos los muestra aquí. 

Foto tomada de Shutterstock

Foto tomada de Shutterstock

Son cinco los momentos en los que están presentes los sonidos en la cultura del vino:

1. Cuando se cultiva la uva: el sonido de las hojas al ser golpeadas con el viento es armónico y muestra que hay una uva que está esperando ser cosechada.

2. En la bodega: aparecen sonidos propios de las diferentes actividades que se realizan para producir el vino, como el crujir de las ramas cuando es el despalillado de la uva, el sonido de la estrujadora o de la prensa, entre otros. Todo esto, según Ana Cristina, va formando una melodía muy armónica que da una primera idea de cómo será el vino en copa.

3. Al abrir la botella: el corcho nos da pistas del estado del vino, si no hace ningún sonido al sacarlo es porque posiblemente esté reseco, esto puede indicar que el vino pasó mucho tiempo en guarda o estuvo en un lugar muy caluroso.

4. Al servirlo: al llenar la copa se puede predecir qué va a pasar con el vino en boca, porque si el sonido es muy agudo, similar a cuando se sirve agua, seguramente se trate de un vino fluido, ligero y de poco cuerpo; si es un sonido más grave, como si fuera leche, será un vino con más cuerpo. Y si no hace ningún sonido, tal como el aceite al caer, es probable que sea un vino “ahilado” o con enfermedad de la grasa, que se produce por el ataque de bacterias anaerobias.  

5. Al brindar: cuando chocamos las copas para brindar, el sonido varía según el material (cristal o vidrio) y forma de estas (anchas, angostas, largas). Cada sonido que se produce es especial. 

Para Ana Cristina, al tener en cuenta todas estas sensaciones auditivas se conoce mejor la historia de ese vino, su cultura y se disfruta mucho más.

Y tú ¿le prestas atención a los sonidos que hay en el vino? Cuéntanos. 

Señales para reconocer que un espumante está en buen estado

Más allá de ser los mejores acompañantes para brindar o celebrar en una ocasión especial, los espumantes también maridan muy bien con carnes blancas, pastas, ensaladas, mariscos, quesos fuertes, frutos secos, chocolates, entre otros platos.

Para que disfrutes de su versatilidad y frescura, Ana Cristina Cano, sommelier de nuestro Club, nos cuenta qué debes saber para reconocer si el espumante que elijas está en buen estado y apto para consumir. 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK

1. Ten presente que cualquier espumante –sea champagne, cava o prosecco– tiene una vida limitada. Si lo compras es porque lo vas a consumir pronto, no te quedes esperando por mucho tiempo una ocasión especial porque se perderá.

2. Si cuando abres la botella el corcho está recto en la parte inferior, significa que ha perdido elasticidad, es decir, ha dejado entrar oxígeno a esta. Y si además está un poco mojado o manchado, es signo de que está en mal estado. Sin embargo, antes de descartarlo debes servir y mirar en la copa.

Si por el contrario el corcho se ensancha un poco en la parte inferior, formando una especie de triángulo, significa que está en buen estado y que ha cubierto muy bien el cuello de la botella, evitando la entrada de oxígeno y conservando el gas carbónico característico de estos vinos.

3. Al servirlo en la copa, si no está en buen estado las burbujas no serán tan efusivas y continuas como en uno que sí lo esté. La ausencia de burbujas es signo de una botella defectuosa o de un espumante que está muy viejo.

Adicional, no olvides que el color de un buen espumante es pálido pero brillante y tiene un adecuado equilibrio entre acidez y dulzor. 

Tres espumantes del Club

Rosa de los vientos, Bodega Familia Schroeder

Espumante Rosa de los vientos

Elaborado con el método charmat (fermentación en tanques de acero), 100% con uvas pinot noir. Por su color rosado y sus 3,02 g de azúcar por litro, es un buen acompañante de un plato de mariscos.

Cruzat Cuveé Extra Brut

Cruzat Cuveé Extra Brut

Elaborado con el método tradicional o champenoise (fermentación en la botella), con variedades pinot noir y chardonnay. Es un espumante estructurado y fresco, va muy bien con un salmón a la parrilla o un salmón en salsa de naranja.

Saurus Extra Brut, Bodega Familia Schroeder

Saurus Extra Brut

También elaborado con el método charmat, tiene 60% de la variedad chardonnay y 40% de pinot noir. Marida muy bien con pastas a la carbonara porque en copa tiene aromas tostados, ahumados que van a equilibrar los sabores y además, su acidez va a dejar el paladar limpio sin saturar los sentidos.

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

Maridar vinos con chocolates

Entre la variedad de opciones que existen para maridar el vino, hay una que llama la atención: el chocolate, pues al igual que los vinos, son de diferentes tipos. A continuación, te regalamos varios tips y algunos recomendados de nuestro Club para que al momento de realizar este maridaje vivas una experiencia llena de sabores. 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK 

FOTO TOMADA DE SHUTTERSTOCK 

1. Como en cualquier maridaje, recuerda que el sabor de uno no puede opacar el del otro. Por eso, el chocolate no debe ser más dulce que el vino que elijas.

2. El chocolate blanco, al contener más leche y azúcar que cacao, es más suave y cremoso. Va muy bien con vinos de postre, por ejemplo un espumante o un rosado.

3. El chocolate con leche, también muy cremoso, lo puedes acompañar con un merlot de poco cuerpo o un malbec.

4. El chocolate negro, que contiene un porcentaje mínimo de cacao de 35%, suele ser más amargo y combina mejor con vinos de más cuerpo que, preferiblemente, haya pasado por barrica como un cabernet sauvignon. 

5. Los chocolates con frutos secos, como almendras, nueces o avellanas, requieren de un vino que no esconda los sabores de estos como un cabernet sauvignon, un syrah o un tinto ensamblaje. 

Los recomendados del Club

Chocolate blanco con Malbec Rose La Flor.

Chocolate con leche con Saurus Merlot.

Chocolate negro con Domingo Molina Cabernet Sauvignon Premium.

Chocolate con frutos secos con Estampa Gold Carmenere.

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad. 

Boya, los nuevos vinos del Club Decanter

Vinos frescos, más jóvenes y con influencia marina es la oferta de la Familia Garcés Silva de Chile con la línea Boya. María Paz Garcés, socia y directora de Mercado Nacional de la familia, nos los presenta aquí. 

Los vinos Boya son únicos, llevan en su esencia las características del terrior donde son elaborados: el Valle de Leyda – San Antonio, entre la Cordillera de la Costa y el Océano Pacífico en el centro de Chile.

Esta cercanía al Océano Pacífico influye positivamente en el desarrollo de las uvas, pues la brisa marina llega a ellas y les aporta salinidad, la cual se conserva en el proceso de vinificación y que junto al clima costero del Valle, con temperaturas promedio entre 12º y 27º, entrega vinos de gran acidez natural y equilibrio.

Además, como explica María Paz, “Boya son vinos frescos, más jóvenes, muy frutales y con bajo contenido de alcohol. Nacieron para satisfacer la necesidad de los mercados que buscan cosas diferentes”.

Vinos de artesanía fina

Tradicionalmente, la producción de los vinos de la Familia Garcés Silva, con más de 15 años en la industria vitivinícola, ha sido manual, garantizando una mayor higiene e influencia en la calidad de los productos.

Sin embargo, para las cosechas de los vinos Boya están incorporando maquinaria, en parte por los problemas que tiene la mano de obra en Chile y porque “nos hemos dado cuenta que es un gran aporte en el mundo del vino”, afirma María Paz.

Otro aspecto que resalta es que la vinificación y el embotellamiento lo hacen en el mismo lugar y cuentan con una bodega de alta tecnología, donde el trabajo es gravitacional, es decir, en ninguna etapa del proceso utilizan bombas, lo que asegura menor maltrato a jugos y vinos, menor astrigencia y mayor elegancia.

Sumado a esto, los vinos blancos son producidos 100% en tanques de acero inoxidable y para los tintos utilizan barricas de roble francés de tercer uso por un período muy corto, entre cuatro y diez meses, dependiendo de la cepa.

Es así como “nuestra bodega es boutique, pues todos los procesos los hacemos con mucha precisión para lograr vinos artesanales finos, por eso nuestra capacidad es limitada, no podemos crecer mucho”, asegura la socia.

Las cepas de Boya

En los viñedos Garcés y Silva, por las condiciones del terrior, solo cosechan cuatro variedades de cepa: sauvignon blanc, chardonnay, pinot noir y syrah. 

Boya Sauvignon blanc

Es un vino fresco, de notas cítricas como lima, pomelo y manzana verde y con toques tropicales como mango y maracuyá. Es equilibrado y de buena acidez natural.

Maridaje: mariscos, ostras, pescados suaves, queso de cabra y frutos del huerto.

Servir entre 10º y 12º C.

Boya Chardonnay

Es fresco, joven y fácil de beber. De color paja pálido y con aroma a pera, manzana, frutas tropicales y un toque de limón. Equilibrado, con acidez natural y buena mineralidad.

Maridaje: pescados grasos y marinados, quesos maduros, carnes blancas, pasta con mariscos y frutos secos.

Servir entre 12º y 14º C.

Boya Pinot noir

Es equilibrado y limpio. Con aroma a fresas frescas, cerezas rojas y pétalos de rosa. Tien cuerpo medio, taninos suaves y buena acidez y estructura.

Maridaje: aves de caza como patos y codorniz, pastas, pescados grasos y guisos de maíz.

Servir entre 14º y 16º C. 

Boya Syrah

Complejo y expresivo. Predominan aromas de arándanos frescos, frambuesas, moras y tiene toques florales y especiados. Es de taninos suaves y buena acidez natural.

Maridaje: cordero, jamón ibérico, carnes rojas, pasta con setas como trufas negras.

Servir entre 15º y 18º C. 

Conoce más de la Familia Garcés Silva y de sus vinos aquí

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad.