Boya, los nuevos vinos del Club Decanter

Vinos frescos, más jóvenes y con influencia marina es la oferta de la Familia Garcés Silva de Chile con la línea Boya. María Paz Garcés, socia y directora de Mercado Nacional de la familia, nos los presenta aquí. 

Los vinos Boya son únicos, llevan en su esencia las características del terrior donde son elaborados: el Valle de Leyda – San Antonio, entre la Cordillera de la Costa y el Océano Pacífico en el centro de Chile.

Esta cercanía al Océano Pacífico influye positivamente en el desarrollo de las uvas, pues la brisa marina llega a ellas y les aporta salinidad, la cual se conserva en el proceso de vinificación y que junto al clima costero del Valle, con temperaturas promedio entre 12º y 27º, entrega vinos de gran acidez natural y equilibrio.

Además, como explica María Paz, “Boya son vinos frescos, más jóvenes, muy frutales y con bajo contenido de alcohol. Nacieron para satisfacer la necesidad de los mercados que buscan cosas diferentes”.

Vinos de artesanía fina

Tradicionalmente, la producción de los vinos de la Familia Garcés Silva, con más de 15 años en la industria vitivinícola, ha sido manual, garantizando una mayor higiene e influencia en la calidad de los productos.

Sin embargo, para las cosechas de los vinos Boya están incorporando maquinaria, en parte por los problemas que tiene la mano de obra en Chile y porque “nos hemos dado cuenta que es un gran aporte en el mundo del vino”, afirma María Paz.

Otro aspecto que resalta es que la vinificación y el embotellamiento lo hacen en el mismo lugar y cuentan con una bodega de alta tecnología, donde el trabajo es gravitacional, es decir, en ninguna etapa del proceso utilizan bombas, lo que asegura menor maltrato a jugos y vinos, menor astrigencia y mayor elegancia.

Sumado a esto, los vinos blancos son producidos 100% en tanques de acero inoxidable y para los tintos utilizan barricas de roble francés de tercer uso por un período muy corto, entre cuatro y diez meses, dependiendo de la cepa.

Es así como “nuestra bodega es boutique, pues todos los procesos los hacemos con mucha precisión para lograr vinos artesanales finos, por eso nuestra capacidad es limitada, no podemos crecer mucho”, asegura la socia.

Las cepas de Boya

En los viñedos Garcés y Silva, por las condiciones del terrior, solo cosechan cuatro variedades de cepa: sauvignon blanc, chardonnay, pinot noir y syrah. 

Boya Sauvignon blanc

Es un vino fresco, de notas cítricas como lima, pomelo y manzana verde y con toques tropicales como mango y maracuyá. Es equilibrado y de buena acidez natural.

Maridaje: mariscos, ostras, pescados suaves, queso de cabra y frutos del huerto.

Servir entre 10º y 12º C.

Boya Chardonnay

Es fresco, joven y fácil de beber. De color paja pálido y con aroma a pera, manzana, frutas tropicales y un toque de limón. Equilibrado, con acidez natural y buena mineralidad.

Maridaje: pescados grasos y marinados, quesos maduros, carnes blancas, pasta con mariscos y frutos secos.

Servir entre 12º y 14º C.

Boya Pinot noir

Es equilibrado y limpio. Con aroma a fresas frescas, cerezas rojas y pétalos de rosa. Tien cuerpo medio, taninos suaves y buena acidez y estructura.

Maridaje: aves de caza como patos y codorniz, pastas, pescados grasos y guisos de maíz.

Servir entre 14º y 16º C. 

Boya Syrah

Complejo y expresivo. Predominan aromas de arándanos frescos, frambuesas, moras y tiene toques florales y especiados. Es de taninos suaves y buena acidez natural.

Maridaje: cordero, jamón ibérico, carnes rojas, pasta con setas como trufas negras.

Servir entre 15º y 18º C. 

Conoce más de la Familia Garcés Silva y de sus vinos aquí

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad, Ley 124 de 1994. Prohibida la venta a mujeres embarazadas. Consúmase con responsabilidad.

*Las fotos de esta entrada son de referencia, las añadas y etiquetas pueden cambiar según disponibilidad.