A 700 días de la próxima Vinexpo

La feria de vino más importante del mundo terminó en Burdeos y desde ya se empiezan a planear los eventos que regresarán con ella en 2015. ¿Qué pasó allí?

Las catas de vinos en Vinexpo involucran a unos 14.700 expertos de distintos países.

Los amantes del vino, los sommelier, los empresarios de la bebida y quienes siguen todo lo que pasa alrededor de ella, empiezan a contar los días que faltan para que regrese Vinexpo, no obstante apenas cerró sus puertas –la décima versión del evento, que se realiza cada dos años, se cumplió entre el 16 y el 20 de junio de 2013–. Se trata de la feria más importante del mundo en el sector de las bebidas espirituosas, celebrada en una ciudad vitivinícola por excelencia: Burdeos, Francia.

Durante cinco días, la expo reunió cerca de 50.000 personas de unas 150 nacionalidades y expositores de 44 países (40% de los mismos llegan de fuera de Francia, país anfitrión que, por supuesto, convoca a productores de todas sus regiones para llegar al 100% de expositores). Este año los 90.000 metros cuadrados de feria se vieron atiborrados y el movimiento no paró de los halls de exhibición a los jardines, de estos a los restaurantes y de allí a las salas de conferencia y de cata.

Además, la nueva versión de Vinexpo trajo buenas noticias para los vinos del Nuevo Mundo y sus productores –sin mencionar el crecimiento cada vez mayor que tienen como participantes de la misma–, pues Mendoza, Argentina, fue elegida como sede del próximo Mundial de Sommellerie, que se realizará en 2016. La noticia se dio al inicio de la feria, cuando se celebró la Asamblea General de la Association de la Sommellerie Internationale –ASI– y después de que el país austral lograra sacarle la delantera a Francia, Alemania, Australia y Noruega –los otros países finalistas–.

Otra novedad que trajo la expo fue la presentación del estudio contratado por la organización con The Iwsr (The International Wine and Spirit Research), con un profundo análisis del consumo mundial del vino y bebidas espirituosas, que dio pistas sobre las tendencias del sector. El estudio cubre 28 países productores y 114 mercados. 

Entre otros asuntos, el estudio revela los siguientes tópicos:

  • El consumo mundial del vino incrementó 2,8% entre 2007 y 2011, alcanzando 2 mil 679 millones de cajas de nueve litros, lo que equivale a 32 mil millones de botellas.
  • En 2011, los vinos espumantes –sparkling wines–, representaron el 7,7% del consume total de vinos en el mundo, y su crecimiento es más rápido que el de cualquier otro vino.
  • El mundo aún prefiere los tintos.
  • En 2011, 61,5% de las bebidas espirituosas fueron consumidas en el Asia Pacífica.
  • En 2016 China habrá pasado del octavo al sexto puesto de los países con mayor producción de vino del mundo, adelantando así a Australia y a Chile; además se convertirá en el segundo mayor consumidor mundial de vino en términos de valor, por detrás de Estados Unidos y superando a Francia y a Reino Unido.
  • No obstante, las ventas de vino en volumen no seguirán creciendo al mismo ritmo que lo han hecho hasta ahora. Mientras que las cifras de ventas subieron por encima de 100% entre 2007 y 2011, la previsión de crecimiento en los próximos cuatro años se sitúa en 40%.