Cinco cosas que debes saber sobre los corchos

Este pequeño elemento cumple una función muy importante en el vino: lo protege del ambiente e impide el paso de óxigeno. Este y otros asuntos que debe saber sobre el tapón de la botella, a continuación.

1. A través de sus poros el vino recibe el oxígeno necesario para su evolución después de embotellado. Tanto el exceso como la falta de oxígeno pueden arruinar el sabor y el aroma de la bebida. Cuando hay ausencia se conoce como reducción y puede generar olores muy desagradables como huevo podrido, cuando sucede lo contrario el vino se oxida y tiene gusto a frutas descompuestas.

2. El corcho resulta de la corteza del alcornoque, un árbol que puede alcanzar hasta 25 m de altura y vivir hasta 300 años. Los países que más producen corcho son Portugal, España e Italia.

3. Según su concentración de alcornoque los corchos están clasificados en cuatro categorías: natural (100% alcornoque), aglomerado (alcornoque, aserrín de alcornoque y poliuretano), twin-top o 1+1 (aglomerado con dos discos de natural en cada extremo) y colmatado (alcornoque, polvo de alcornoque y latex).

4. El corcho debe permanecer húmedo para evitar que se reseque y se quiebre y así aumente el paso de oxígeno, arruinando el vino. Para esto las botellas deben almacenarse en posición horizontal.

5. Cuando el vino envejece la mancha que deja en el corcho aumenta su intensidad, por eso los corchos de vinos maduros tienen una mancha oscura, mientras que los de vinos jóvenes tienen una más clara.

Si quieres conocer más sobre este tema, haz clic aquí.