Noches de vino para generar envidia

Porque la alegría no se suscribe solamente a la Navidad, ¿por qué no instaurar una  noche con amigos para degustar los vinos que más nos gustan? Una forma maravillosa de crear ambientes festivos y cálidos a lo largo de todo el año.

Para que sea una velada realmente exitosa, le damos algunos tips:

No invite más de veinte personas

Asegúrese de que sea un grupo que pueda departir, conversar y opinar en forma integrada y que no se formen islas de “independientes”. A medida que realice estas catas en casa podrá ir depurando el grupo hasta que queden los que realmente son.

Que sea personal

Comience con vinos que ya conozca y de los que pueda hablar. Si ha visitado viñedos o conoce especialmente una bodega, dele el primer puesto. Invite a sus amigos a que sugieran vinos y los presenten al grupo. Para que sea realmente interesante, lea sobre los vinos, sus bodegas, cepas y regiones, prepárese o invite a alguien que tenga un buen conocimiento del tema.

Mejor doble

Puede escoger cuatro o cinco vinos para probar. Reserve las botellas para degustar, pero tenga siempre algunas adicionales para que cuando se acabe la sesión de cata, sus invitados puedan tomar el vino que más les ha gustado, sólo por placer.

Cree ambiente

Si quiere una cata formal, cree un “set” en el que todos los invitados estén enfrente de usted. Si quiere algo más informal, las mesas redondas invitan a una conversación más íntima. Recuerde que la luz, la música y el arreglo del espacio generan “ambiente” y eso le da un plus a su velada.

Sea práctico

Para que sean eventos que pueda repetir sin que le dé un dolor de cabeza sólo en pensar organizarlos, sea práctico: una copa de vidrio y una botella de agua por persona (para enjuagar la copa entre vino y vino si lo desean), pasantes acordes con los vinos, todo puesto en mesa para que no tenga que estar permanentemente en movimiento, sino que usted pueda también sentarse a disfrutar.

Papel y lápiz

Deje a mano para cada invitado papel y lápiz de forma que ellos puedan si quieren, escribir los datos de los vinos y tomar notas. Puede también antes de la reunión hacer una lista de los vinos que se van a catar con nombre, bodega, cepas y año, hacer copias según el número de invitados y dejar lapiceros a mano para que ellos escriban lo que deseen en la misma hoja.

Prepare el paladar

Comience  la cata con un chablis helado para despertar los sentidos. Advierta a sus invitados de no tocar los pasantes hasta que usted les indique qué marida con qué para que no se dañe el efecto sensorial. Deje pan troceado a mano por si quieren un sabor neutro entre copa y copa.

La medida justa

Para probar el vino, un tercio de copa es suficiente para catar. Sirva en la justa medida ya que si se excede, por un lado el evento le resultará mucho más costoso y por el otro corre el riesgo de que sus invitados se achispen y pierdan la frescura para percibir los vinos que vienen.

¿Qué vinos escoger?

Puede agruparlos por variedad de uva, terroir, bodega o añada. Si hace una cata por variedad de uva, se puede descubrir qué tan diferente puede ser un vino de la misma cepa, según el terreno, temperatura y origen. Si lo hace por terroir, se pueden buscar los elementos comunes entre diferentes vinos que delaten su origen. Una cata por añada ayuda a descubrir las diferencias que hay entre un joven, un reserva o gran reserva, las características que brinda una fermentación o no en barrica, etc. También se puede hacer una comparación entre monovarietales y blends con la misma cepa para confrontar las características de los unos y los otros.

Ritmo perfecto

Comience con vinos y pasantes ligeros y vaya aumentando la complejidad dejando los más fuertes para el final.

Fotos Shutterstock