Lucero Villagarcía: Una vida dedicada al pisco

La bebida nacional llena de orgullo a esta peruana, que quiere contarle al mundo todo lo que ella ha descubierto en este destilado.

Texto: Catalina Rugeles, sommelier / Fotos: Cámara Lúcida

 Lucero Villagarcía, catadora de pisco;  sommelier ; docente universitaria; colaboradora en diversas revistas especializadas; co-conductora del programa  Hablemos de pisco  de radio Dionisos y fundadora y directora del Club La magia del pisco.

Lucero Villagarcía, catadora de pisco; sommelier; docente universitaria; colaboradora en diversas revistas especializadas; co-conductora del programa Hablemos de pisco de radio Dionisos y fundadora y directora del Club La magia del pisco.

Lucero Villagarcía es especialista y catadora de pisco, sommelier y docente de la Universidad de Piura, Universidad del Pacífico, Escuela de Alta Cocina D’Gallia y Escuela Peruana de Servicio y Sumillería. Redactora y colaboradora en diversas revistas especializadas, es además co-conductora del programa Hablemos de pisco de radio Dionisos. Difusora del pisco en Perú y en países como Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Bélgica, España, Francia, Alemania, Portugal y el Reino Unido, con conferencias y catas y fundadora y directora del Club La magia del pisco, realmente ha dedicado su vida a la bebida. Estuvimos con ella en una cata en Bogotá y aprovechamos para conocer más sobre su labor y sobre el pisco.

¿Qué es el pisco?
El pisco es un destilado lleno de magia y encanto que se elabora con uvas pisqueras, las cuales tienen su propia tipicidad y personalidad. Y son estas características las que hacen que este sea un destilado versátil, que se puede tomar puro, que se puede maridar, con el cual se puede cocinar y, por supuesto, con el cual se pueden elaborar una infinidad de cocteles.

La legislación del pisco en Perú lo define como “Aguardiente obtenido exclusivamente por destilación de mostos frescos de uvas pisqueras (quebranta, negra corriente, mollar, Italia, moscatel, albilla, torontel y uvina) recientemente fermentados, utilizando métodos que mantengan el principio tradicional de calidad establecido en las zonas de producción reconocidas”. La norma fija uvas y zonas de producción, ¿qué hace especiales a estas uvas?
La tradición y la historia. La primera uva que llegó al Perú fue la negra criolla, y esta mutó a la quebranta y la mollar; las otras fueron llegando hace 400 años.

¿Qué caracteriza a las zonas de Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna, como las propicias para la producción de este destilado?
Las zonas pisqueras son básicamente las de la costa, con suelos áridos, hasta 2.000 metros sobre el nivel del mar, y estas zonas, por ser de un intenso calor, dan uvas sumamente dulces, con lo cual, en una sola destilación, podemos lograr 40° de alcohol.

Un tema rutinario cuando se habla de pisco es la controversia entre el peruano y el chileno. Como peruana y experta en el tema, ¿qué postura tiene al respecto? ¿Qué opinión le merece esta controversia?
Para empezar, el pisco peruano y el chileno son productos diferentes, cada uno con sus características, y en los dos vamos a encontrar muy buenos productos pero, definitivamente, el pisco es peruano, porque la denominación de origen está en Perú. El pisco en Perú llegó en 1572 con los españoles; en cambio en Chile, en 1936 le cambian de nombre a una ciudad que se llamaba La Unión, y la bautizan Pisco Elqui.

Háblenos de las diferencias entre los piscos quebranta, acholado, mosto verde de uva moscatel y mosto verde de uva Italia.
El primero, un puro de quebranta de la bodega Encanto, tiene una excelente presencia de alcohol y así debe ser, porque es propio de la uva quebranta; se trata de un pisco con carácter. El segundo fue un acholado de la marca Tántalo, elaborado con quebranta, torontel y moscatel, un pisco complejo lo cual es aportado por las tres uvas. El mosto verde de moscatel marca 4 Gallos resulta un pisco elegante, como la uva que lo hizo posible; tiene unos toques a rosas, vainilla y melocotón. Y el mosto verde de uva Italia de Viñas de Oro es un pisco seductor, especialmente debido a sus seductores aromas.

Como sabrá este artículo es para el blog del Club de vinos Decanter. Sabemos que usted es la fundadora del club La magia del pisco. Hábleme de este proyecto.
La magia del pisco es un espacio que creé para que la gente conozca todo del pisco y se enamore de nuestro destilado. Semanalmente hacemos catas a ciegas en la Escuela Peruana de Servicio y Sumillería. Yo elijo una uva. El club no tiene costo, y cada cual lleva una botella de pisco, entonces aprende a reconocer uvas pisqueras y calidades, y al final comentamos. En algunas hay maridaje y en otras cocteles a cargo de reconocidos bartenders, quienes hacen los cocteles que mejor se logran con esas uvas. Cada dos o tres meses hay charlas con expertos. En esta época de vendimia hacemos tours a bodegas pisqueras.

Dedicar tanto tiempo y entusiasmo a un tema sibarita es cuestión de pasión, ¿qué le apasiona del pisco?
¿Por qué me enamoré del pisco? Porque sus aromas y sabores nunca terminan de sorprenderme. El pisco tiene aromas seductores, encantadores. Me fascina cómo encuentro en cada copa un "personaje"; dependiendo de la región y de la uva, cada uno es un personaje. Yo me considero una persona hedonista y el pisco es un destilado que me genera un placer infinito, porque además nunca vas a encontrar dos piscos iguales; y por supuesto me llena de orgullo como peruana.

Sé que hay una historia familiar en torno al pisco y la longevidad. Cuénteme sobre ella.
Mi abuelita Rosario vivió 107 años y a partir de los 100 años la empezaron a entrevistar los canales de televisión para preguntarle cómo había hecho para llegar a esa edad y así cada año, y ella siempre decía que su secreto era tomar una copita de pisco Italia todos los días.

¿Qué viene para Lucero en su tarea como difusora de este producto emblemático de su país?
Yo creo que al pisco no se le conoce plenamente, ni siquiera en Perú. La primera pregunta en mi clase es cuáles son las uvas pisqueras y nunca me contestan bien, entonces mucho menos se conoce que existen ocho variedades, y que cada una tiene sus propios aromas, sabores, personalidad y encanto. Yo vivo tan enamorada del pisco que trato de que la gente lo conozca, y por eso en el club y a donde voy trato de hacer catas, escribo mucho y también está la guía Perú pisco, marcas y bodegas, con la idea de que la gente sepa comprar acertadamente; para mí es una manera de, incluso, apoyar a los productores. Difundir y disfrutar, sea en el club, escribiendo o haciendo catas en Perú y en otros países, esa es mi misión.