Rausch Energía Gastronómica en Medellín

Desde el mes pasado podemos disfrutar en Medellín de “La experiencia Rausch”, algo que vale la pena probar. Jorge Rausch quien se ha popularizado por su participación en Master Chef,  es más que un personaje mediático, uno de los mejores cocineros en el país, un investigador de nuestra gastronomía y un hombre de curiosidad infinita con todo lo relacionado con ingredientes y sabores.

Si bien Criterión y Bistronomy en Bogotá, Marea by Rausch en Cartagena y Rausch panamá son sus restaurantes insignia, desde el año pasado comenzaron a idear un concepto más accesible. De allí nació Rausch Energía Gastronómica, cafés/restaurante en Centros Comerciales donde el comensal puede almorzar o simplemente tomarse un café, siempre bajo ese sello personal de atención y cuidado que los caracteriza.

Ilan Rausch, Gerente General del negocio familiar, nos cuenta qué podemos esperar aquí en Medellín.

IMG_2290.JPG

¿Este es el primer negocio que están replicando del Concepto Raush?

Este es el segundo. El primero está en Bogotá, en el Centro Andino. Este es el primero que replicamos y el primero fuera de Bogotá.

¿Por qué aquí en Medellín?

Tuvimos una buena oportunidad en el Centro Comercial (El Tesoro) y aquí en Medellín vimos una plaza que está expandiendo su cultura gastronómica, abierta gastronómicamente y tenemos muchos clientes paisas en Bogotá que nos han pedido esto.

¿Qué diferencia tiene este concepto con el de por ejemplo Bistronomy?

Es un café, pero parecido a los cafés parisinos en los que se puede ir a tomar un café, almorzar, encontrar de todo. Aquí en Medellín se comporta más como restaurante. Tenemos mucha gente a la hora de almorzar y a la hora de la cena.

¿Qué podemos encontrar en Rausch Energía Gastronómica?

Un poquito de todo, desde comida sencilla a platos complejos y elaborados en donde se puede disfrutar más la comida nuestra, la experiencia Rausch,  por ejemplo en cosas que hemos evolucionado en Criterión como estofados. También tenemos cosas como pizzas, sánduches y platos informales.

Pecan Pie

Pecan Pie

¿Hay algo dentro la gastronomía paisa que se esté replicando acá?

Tenemos unos chicharrones que son una evolución del chicharrón antioqueño, con técnicas de cocción desarrolladas por Jorge. Es una interpretación de mi hermano de este plato.

¿Qué ve a futuro?

¡La respuesta ha sido impresionante! El flujo de público ha sido buenísimo y creo que hay espacio para en un futuro seguir con el concepto nuestro aquí en esta ciudad. Por el momento nos concentramos en que la experiencia de la gente sea buena, que salga contenta y quiera regresar.

Fotos Cortesía Hermanos Rausch

Zeta: Comida griega en Medellín

Un espacio minimalista pensado hasta el último detalle para el disfrute de la comida, en ese sentido mediterráneo del gusto de comer. Eso es Zeta: buenos ingredientes en platos honestos, atención amable, buena música, excelente ambiente y al final la sensación de que la vida es todo un placer.

En el Barrio Provenza, a tres cuadras de todo el bullicio del Parque Lleras, se encuentra un pequeño local donde comer recobra ese sentido mediterráneo de disfrute del rito maravilloso de sentarse a la mesa. No es sólo alimentarse. Es disfrutar el ambiente, la bebida, la música, poder conversar con quien nos acompaña y todo esto alrededor de platos que logran hacernos sentir en paz con la vida.

¿Cómo lo logran? Con un cuidado especial con la materia prima (95% de los ingredientes y productos se realizan en la propia cocina, desde el yogurt, salsas, siropes, cremas, postres hasta los helados); una cocina “de mercado” fresca, que se elabora en el momento; un ambiente amable, cercano, acogedor y sin pretensiones, es decir, más que “parecer” ser una excelente opción no sólo para ir una vez sino para regresar una y otra vez.

Un catalán y dos colombianos son los responsables de este proyecto que nació en 2013 y se materializó a principios de 2014. El primero, Edgar Fernández afirma que “Lo que queríamos era traer a la ciudad una opción de comida mediterránea ya que sólo hay un griego en la ciudad. La cocina griega tiene mucha influencia española, siciliana, turca, árabe, francesa y es una fusión muy buena para la cocina. Hay que destacar el trabajo de Juan Pablo Vásquez nuestro Chef de quien depende uno de los puntos fuertes del restaurante que es toda la conceptualización del menú, la producción, etc. Sin embargo no sólo se trata de comida, detrás de Zeta hay todo un proceso de conceptualización, administrativo y logístico fuerte que va más allá de “vamos a abrir las puertas y servir un menú”.

¿Vale la pena ir? Sólo por probar el cordero de Zeta ya vale la pena visitarlo. Tierno, que casi se derrite en la boca y con el equilibrio perfecto en sazón, se puede afirmar que es la mejor opción para comer este tipo de carne en la ciudad. Imperdibles también sus papas al limón y su versión de Galaktobureko (Tarta de leche) y de Baklawas en fondo de yogur. ¿Y para acompañar? Aunque el vino es el mejor acompañante de este tipo de comida, para quien conduce, arriesgarse a tomar una limonada de pepino es una gran opción… Muy refrescante y ¡deliciosa!

Zeta se encuentra en la Cra 35 8A-80 – Barrio Provenza /Poblado/Medellín

 

Hacienda, turisteando en el centro de Medellín

Antes de ir al Astor por el postre, dé unos pasos más y verá un hombre vestido a la usanza de los campesinos antioqueños. Llegó al restaurante Hacienda, suba y descubra un rincón típico de la región.

Texto: Claudia Arias (@clauslagartija) / Fotos: Cortesía y Claudia Arias

Hay días en que el cuerpo pide sopa, y el alma, tradición; días en que queremos recordar las delicias que nos preparaban en casa de mamá, como para sentir que esos tiempos no se han ido del todo, y en mi caso esos días saben a la sopa de Cura en vereda –de arroz–, que probé recientemente en el restaurante Hacienda de Medellín. Sentada allí me di golpes de pecho: qué poco conozco mi ciudad, incluso en términos de cocina que debo estar muy actualizada, este delicioso espacio abrió en 1991 y yo apenas fui hace poco: 22 años después.
¿Qué me gustó de Hacienda? Que es un lugar auténtico, en el que la media de Aguardiente Antioqueño llega a la mesa vestida de poncho y las entradas son servidas en una vajilla del Carmen de Viboral; un lugar en el que el calor del medio día se calma con un guandolo helado y las entradas para embolatar el hambre mientras llega el fuerte son chicharroncitos, patacones, arepas. Un lugar en el que entre los postres no hay tiramisú, terror del chef Álvaro Molina de Casa Molina, no porque sea un mal postre, faltaba más, sino porque es el rey de los restaurantes de Medellín, sin importar si son de asados, pescados y mariscos o comida típica.
En Hacienda hay fríjoles, bandeja paisa, sancocho, tamal, picada antioqueña –con morcilla envigadeña y chorizo criollo–, hay mazamorra y claro, hay jugos de frutas y en los postres no faltan las brevas y el queso con arequipe. Pero lo mejor de todo es que en Hacienda existe sazón y memoria, respeto por nuestras tradiciones y gusto por mantenerlas, porque como también insiste Molina, mientras sigamos solo mirando para afuera y no nos preocupemos por rescatar nuestra cocina, no habrá opciones de que las preparaciones colombianas brillen por fuera de nuestras fronteras.
Arme paseo, seguramente por estos días tiene visitantes de otras regiones del país o incluso extranjeros, así que su paseo al centro de Medellín, con visita al Museo de Antioquia y “juniniada”, puede terminar con un almuerzo en este balcón de flores que mira desde un segundo piso a la tradicional calle peatonal. No se quede pensando que el centro está muy lejos, es más cerquita de lo que parece y la experiencia lo amerita.

Pistas
Dirección:
Carrera 49 No. 52 - 98, Balcón de Flores de Junín
Teléfono: (4) 448 9030
Horario: Lunes a jueves de 12.00 m. a 8.00 p. m.; viernes y sábados hasta las 10.00 p. m. y domingos de 12.00 m. a 6.00 p. m.
Mail: clientes@restaurantehacienda.com
Sitio web: http://www.restaurantehacienda.com