Una tradición mundial

La pizza como la conocemos tradicionalmente nació en Nápoles en el siglo XVII y tiempo después, gracias a las migraciones de italianos, se convirtió en un plato mundial y diverso. Aunque sus ingredientes base son harina de trigo, levadura, pasta de tomate, queso mozarella, orégano y aceite de oliva, hoy día existen diferentes maneras de prepararla, además de una amplia variedad de sabores que están conectados al lugar en donde la cocinan.

 

A continuación les exponemos los principales tipos de pizzas y sus diferencias:

  • Napolitana

Es considerada la pizza original y es la única reconocida como una tradición culinaria de la comunidad europea. Sus características principales señalan que debe levar al menos doce horas a temperatura ambiente, el amasado es realizado a mano, se debe poner directamente en la base de un horno de leña –a 450-500ºC– sin utilizar ningún tipo de soporte metálico y su diámetro debe ser menor a 35 centímetros, con un borde grueso de uno o dos centímetro de espesor. Sus ingredientes son tomate, ajo, orégano y aceite de oliva extra virgen.

 

  • Margarita

Esta pizza tiene un borde delgado y dorado menor a un centímetro de espesor, su masa requiere menos tiempo de preparación que la napolitana tradicional y puede llevarse al horno usando un soporte de metal. Sus ingredientes son tomate, mozarella (de búfala, en tiras, cubos o campanas), queso ahumado, basílico, aceite de oliva extra virgen y sal.

 

  • Cuadrada y personal (Al taglio)

Comunmente esta pizza se prepara en puestos callejeros usando bandejas de lata y su forma es cuadrada. Se vende como porción individual, su principal característica es la masa, que suele tener más hidratación volviéndose esponjosa, y casi siempre se prepara con pasta de tomate, mozarella y basílico, aunque también se hace blanca, sin tomate, y con otros vegetales.

 

  • Siciliana

Sfincione, su nombre original, quiere decir “esponja” y tiene relación directa con la masa. Su espesor supera el centímetro y su diseño es cuadrado. Generalmente se usa pasta de tomate, cebolla, anchoas, orégano y un poco de queso típico siciliano en su preparación. Otras características es que nunca lleva mozzarella y  se le pone encima un poco de pan rallado.

Fuente:

El chef italiano Doménico, dueño del restaurante bogotano L'Aperitivo.