Pinecrest Farmers Market: Un bocado de Miami en marco natural

Para algunos Miami es el “Centro Comercial más grande de Colombia”, un lugar para ir a comprar desde lo último en moda, hasta el ajuar completo de la nueva casa a precios sorprendentes. Para otros es un sitio de veraneo y playa,  pero la verdad es que la ciudad tiene mucho más que ofrecer, especialmente para turistas gastronómicos, porque, no, Miami no es sólo comida cubana.

La historia de la gastronomía en este pedazo de mundo es multicultural desde sus inicios. La comida propia de los colonos ingleses se vio influenciada por los productos tropicales de los nativos y la sazón española de los pocos asentamientos que datan de la época de la colonia. Luego llegaron los africanos, los cubanos, los judíos, los jamaiquinos y en los últimos años, toda la influencia internacional de quienes han ido a buscar un mejor clima, una vida de descanso o simplemente de disfrute.

Quien quiera hacer parte de esa mezcla cultural en un solo sitio, sólo tiene que visitar alguno de los mercados de fin de semana de la ciudad. Coconut Groves Market es de los más grandes, pero Pinecrest Farmers Market es el mercado al que acuden aquellas personas que buscan opciones saludables, delicias de pequeños productores y que no les importa pagar un poco más por el placer de comer lo mejor, sea orgánico, vegano o simplemente ¡bueno!

Este mercado se asienta todos los domingos de nueve da la mañana a dos de la tarde a la entrada del Pinecrest Garden y antes de comprar se pueden probar las opciones gastronómicas, para tomar la decisión más cercana al propio gusto: Panes que no necesitan acompañamiento porque en sí ya son deliciosos en el puesto de Zac The Baker, probar la Jackfruit, yaca o panapén, fruta nacional de Bangladesh en el puesto de Adena; degustar un Hummus (sin preservativos, con los seis elementos básicos y un sabor incomparable) o un Babaganush del cocinero Daniel Arshadnia; o las mermeladas de vegetales de dos españoles, Agnés Meléndez y David Gallardo que llevan dos años en Miami y crearon su negocio Jammy Yummy a petición de los amigos que comenzaron a solicitar las recetas de Agnés. Imperdible también, porque tiene fama de ser la mejor de Miami, la comida del puesto de Lamoy Andressohn quien lleva décadas en los mercados locales aportando su sazón internacional con toques jamaiquinos. Y para quienes tienen mascotas y se preocupan porque estén saludables y coman natural: Farm Fresh Pet Foods, sin conservantes, local y para ellos, sabrosa.

Luego, un paseo  en el jardín botánico tropical y ya con el espíritu en su punto, podemos continuar con el Miami que más nos guste.

Fotografías: María Hernández