banner_decanter_compartir1.png
banner_apuntes_servilletas.png
 

Aperitivos y digestivos (II)

Tiendas y supermercados están llenos de estas bebidas, pero el consumidor no tiene una buena educación o conocimiento para disfrutar de ellas.

 Armañac, brandy producido en la región del mismo nombre, en el suroeste de Francia. Tiene una tasa de alcohol igual o superior a 40%.

Armañac, brandy producido en la región del mismo nombre, en el suroeste de Francia. Tiene una tasa de alcohol igual o superior a 40%.

Con base a mi anterior colaboración, (Aperitivos y digestivos I) opino lo siguiente: llama mi atención la fuerza y empeño que los importadores y comercializadores (almacenes de cadena) han puesto en la pedagogía del vino, pero lo poco o nada que han hecho con los dos capítulos de bebidas a los cuales me refiero. Actualmente la sección de licores de los grandes almacenes o las tiendas especializadas ofrece brandis, coñacs, armañacs, orujos, marcs, grapas, bagaceras, calvados, ginebras, vodkas, whiskies, rones, tequilas, mezcales, pacharanes, anisados, ajenjos, gencianas, bíteres, quinas y otras tantas bebidas más; pero la mayoría de ellas pasan inadvertidas. 
Considero entonces que es necesario comenzar una campaña de educación concertada entre los restaurantes y los comercializadores de licores, para enseñar y motivar a los paladares paisas – reconocidos como aventureros en el resto del país– para que nos aventuremos a probar la magia de este gran espectro de licores y sabores. La mentalidad y la cultura gastronómicas difieren bastante según los países. Una bebida aperitiva siempre ha de preceder a otras en evolución de grado, cuerpo, azúcar, etcétera; por ello, puestos a imaginar un aperitivo ideal, éste debería cumplir los siguientes parámetros: nivel moderado de alcohol, presencia viva y fresca de acidez, color claro con tonos verdosos o rosados, y, si se prefiere, de composición carbónica. 
Los grupos genéricos más reconocidos son: ajenjos y anisados; bíteres; vinos-vermuts; vinos generosos, cócteles y vinos espumosos. En cuanto a los digestivos, éstos son bebidas que, como su nombre bien lo dice, gozan de cualidades estomacales y en contravía de los aperitivos (que se toman para abrir el apetito), estos resultan ideales para apaciguar la llenura y sentir satisfacción. En el mundo contemporáneo y globalizado, su majestad el coctel viene desplazando estas amables costumbres… en una próxima entrega retomaremos el tema.